Viernes 08 de marzo del 2013 Internacional

Relación con Ecuador se inició antes del correísmo

El extinto Hugo Chávez marcó desde su primer ejercicio presidencial los lineamientos de lo que sería su gobierno en Venezuela, pero también sus aspiraciones en la región. Tras su muerte se reconfirma el liderazgo que logró y lo convirtió en un aliado “generoso”, como lo reconocen sus amigos presidentes. Con el mandatario ecuatoriano Rafael Correa desarrolló una estrecha relación. No obstante, el venezolano empezó su acercamiento –vinculado al petróleo y la política– con Ecuador mucho antes.

Con cinco meses en el poder, en junio del 2000, Gustavo Noboa suscribió con Chávez un acuerdo de trueque petrolero, según el cual Ecuador recibiría hasta 40.000 barriles diarios de crudo liviano venezolano para alimentar las refinerías del país. Ecuador, en tanto, se comprometía a que concluida la construcción del nuevo oleoducto devolvería crudo pesado a Venezuela. Chávez fue vinculado a la caída de Jamil Mahuad (enero del 2000), con quien tuvo un contacto distante. Se habló de coincidencias y financiamiento a la campaña de Lucio Gutiérrez e incluso The Miami Herald especificó que el mandatario venezolano habría entregado $ 500.000 al coronel ecuatoriano.

Chávez negó tales acusaciones. Como finalista a la segunda vuelta electoral, Lucio Gutiérrez marcó un quiebre con el comandante al anunciar que se quitaba el uniforme militar para no ser vinculado al chavismo y ya como presidente se declaró el mejor aliado de EE.UU.

Tras la caída del régimen de Gutiérrez, Chávez expresó su apoyo al gobierno de Alfredo Palacio, aunque admitió que no estuvo muy de acuerdo en el procedimiento de destitución.

En agosto del 2005, Venezuela anunció la compra de $ 300 millones en bonos ecuatorianos y que apoyaría al Ecuador en el refinamiento de su petróleo y la producción de derivados, además de respaldar programas de alfabetización y salud gratuita.

En el gobierno de Palacio nace su relación con Correa, entonces ministro de Economía, quien salió al paso de cualquier reacción por los acuerdos y dijo que no debían molestar a los organismos multilaterales de crédito, porque de lo contrario deberían inquietarse con Estados Unidos, que es el primer comprador de crudo venezolano.

Chávez acompañó a Correa en los actos de su posesión. “Esto es una resurrección, ha resucitado el pueblo latinoamericano”, dijo, y calificó a Correa de “nuevo líder de la nueva era (izquierdista) de Latinoamérica”.

Las coincidencias políticas que proclaman el socialismo del siglo XXI, en el discurso, programas sociales y de gobierno sumados a los acuerdos, especialmente en el área petrolera, consolidaron la relación Chávez-Correa. La construcción de la Refinería del Pacífico es uno de los más grandes convenios firmados por los dos presidentes.

Enlace corto: