Campaña preventiva contra el dengue es ahora con un gotero

Por la acumulación de aguas lluvias por el invierno empieza a proliferar en la ciudad el mosquito Aedes aegyptis, transmisor del dengue.

Para este periodo, el Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores Artrópodos (también conocido como SNEM) inició en noviembre pasado la entrega de un larvicida biológico llamado Bactivec.

Según el director nacional del SNEM, Efraín Beltrán, la distribución del compuesto se realizará durante dos años, por lo que el proyecto estará enfocado en la prevención que evite el crecimiento de las larvas del mosquito mediante la entrega periódica del gotero.

Beltrán enfatizó que el Aedes aegyptis crece al interior de las viviendas en tanques de agua o recipientes con agua limpia y no resiste mucho la iluminación natural, por lo que solo pica en el día. A diferencia de otros mosquitos como el culex o el Anopheles (transmite el paludismo), que se crían en pozas o zanjas con agua sucia y solo pican en la noche.

El proyecto se denomina Participación comunitaria para el control del mosquito del dengue con biolarvicida y se ejecuta en sectores populares de Manta, Jaramijó, Montecristi, Machala, Huaquillas, Santo Domingo y Guayaquil, en 800.000 viviendas para tres millones y medio de habitantes.

“La fumigación solo mata al mosquito adulto, no mata las larvas y los huevos de cada mosquito, por lo tanto es momentánea”, dijo Beltrán, quien puntualizó que la campaña apuntará al control doméstico de posibles criaderos. No obstante se mantendrá la fumigación en los sitios que lo requieran o donde se detecte un caso de dengue.

Un mosquito del dengue pone entre 80 y 150 huevos cada tres días (vive entre 30 y 60 días), dependiendo de la temperatura del lugar donde vive, por lo que cada uno puede producir de entre 800 y 3.000 crías, que tienen un ciclo de incubación de entre 7 y 12 días.

La sustancia, que es importada desde Cuba, contiene un bacilo llamado Thuringiensis israelensis, que mata las larvas del mosquito entre 24 y 48 horas después de estar en contacto con el líquido donde crece.

Beltrán dijo que el proceso funcionará con la llegada de un promotor de salud a una casa, en su interior se buscará con los habitantes el lugar donde pueden haber larvas del mosquito y se pondrá la dosis necesaria en los recipientes, 15 días después el delegado del SNEM hará otra visita para controlar la forma en que se usa el gotero.

El epidemiólogo contó que el proyecto primero se aplicó en el cantón Pasaje (provincia de El Oro) entre febrero y abril del 2012 y en Guayaquil se inició a fines de noviembre en la parroquia Tarqui, en 40.000 casas.

Para su ejecución el SNEM contratará a habitantes de los sectores que recibirán capacitaciones (la primera será la próxima semana en la Universidad de Guayaquil a 650 aspirantes) sobre cómo efectuar los controles en los inmuebles. En febrero ingresarán 200 personas más, en marzo otras 400 y en abril se completarán 1.200 para la difusión solo en Guayaquil.

Los seleccionados tendrán la responsabilidad de aumentar la cobertura con el paso de los meses, presentar formularios al SNEM con reportes de las visitas y toma de muestras de las larvas. Serán supervisados por un técnico ecuatoriano y uno cubano (hay 79 profesionales de ese país en Ecuador, de los cuales 59 están en Guayaquil).

Según una de las coordinadoras cubanas, Algalidia Real, el producto se ha importado a Brasil o a países africanos como Angola, Zambia y Ghana.

En una visita ayer de técnicos del SNEM a la coop. Carlo Magno, se arribó a la vivienda de Alexandra Macías, quien pese a haber sido visitada dos semanas atrás, no ocupó adecuadamente el larvicida y en un juguete abandonado de su patio ya había larvas. Ella adujo que no comprendió bien la explicación de cómo aplicar la sustancia en la primera visita técnica.

El presupuesto para la ejecución del programa es de $ 65 millones, lo que incluye la compra del material a distribuir, equipos, vehículos y reparación de infraestructura.

Con la cifra también se cancelará el sueldo de los 2.200 colaboradores que se contratarán en todo el país, que es de $ 518 mensuales.

En tanto, el Municipio de Guayaquil realiza la vigésima segunda campaña de fumigación hasta mayo, con un presupuesto de $ 400.000, que además entrega 20.000 toldos y folletos con consejos de cómo evacuar aguas empozadas, donde podrían crecer mosquitos.

El director municipal de Salud e Higiene, Ernesto Romero, dijo que la campaña irá a todos los barrios periféricos de la urbe. Hoy estará en el suburbio, Los Vergeles y Los Geranios.