Invierno afecta de nuevo a Portoviejo

La necesidad obligó a Lucía Cedeño a cargar a su hijo de 6 años para sacarlo de casa y llevarlo a la escuela el pasado lunes, pues el acceso al sector Inabronco, que también es el ingreso del nuevo edificio del ECU-911, estaba anegado y atravesarlo era un verdadero vía crucis para decenas de familias.

Cedeño indicó que desde hace algunos meses su suegro, Hilario Mero, ha entregado oficios al Municipio de Portoviejo para que pavimente esa calle, pero las respuestas han sido nulas. “Mire, esto se encuentra hecho un fango… me dijeron que cuando culminen esta obra (prevista para marzo) harían la calle”, sostuvo la mujer.

No fue la única madre de familia que debió hacer peripecias para que su hijo llegara al centro educativo, pues algunos padres de alumnos de la escuela Cristóbal Colón, ubicada en la ciudadela San Alejo, también tuvieron que llevar a sus pequeños en brazos, ya que los accesos a ese establecimiento educativo permanecían anegados con las lluvias caídas desde el pasado domingo.

En el Municipio de Portoviejo no se encontraban los encargados del Departamento de Obras Públicas para conocer cuándo serán intervenidas las calles en mal estado. En la obra donde se edifica el local del ECU-911 se indicó que se desconocía el hecho.

Ese es el panorama que se vive en estos y muchos otros sectores inundados de Portoviejo, como El Guabito, en la parroquia Colón, y en ciudadelas como El Maestro y Municipal, donde no cesan las quejas de sus moradores.

Marcelo Salazar, habitante del sector El Guabito, cuestionó el “poco interés de las autoridades por mejorar la vialidad” y se quejó porque en cada invierno deben atravesar inconvenientes para salir o llegar a sus viviendas.