Familiares de ‘Los diez de Luluncoto’ piden juicios justos en marcha


QUITO.- Siete de los diez detenidos del grupo de los de Luluncoto realizaron, junto a familiares y amigos, una marcha pacífica desde el sur de Quito hasta llegar a la Corte Nacional de Justicia para exigir que el juicio que el Ministerio del Interior lleva adelante en su contra sea "justo".

En su recorrido pasaron por el Palacio de Justicia y luego por la Policía Judicial de Pichincha donde Fadua Tapia, otra de las acusadas (no está presa) relató como la policía maltrató al grupo luego de la detención el 3 de marzo del año pasado.

Las otras dos acusadas Cristina Campaña y Abigaíl Heras, permanecen detenidas en la cárcel de El Inca, en el norte de la capital.

"La situación económica es cada vez más complicada, antes Cristina me ayudaba en algo, pero con ella en la cárcel todo está más difícil. Pero tengo que estar donde sea necesario para pedir la libertad de mi hija que no es ninguna terrorista", dijo Delia Sandoval, madre de Cristina.

Situación parecida vive Víctor Hugo Vinueza, quien estuvo preso en el Centro de Detención Provisional (CDP) por cerca de diez meses. Él es funcionario de la Universidad Central del Ecuador, pero tras su vinculación en el caso su situación laboral ha quedado en espera.

Organizaciones de Derechos Humanos, grupos cristianos de base y estudiantes se juntaron a la marcha y llevaron el monigote de una vaca a la Corte Nacional de Justicia.

Cecilia Chérrez explicó que la idea es que la vaca "convoque a la solidaridad de los ciudadanos y se pueda hacer una gran colecta que permita reducir el impacto económico que han sufrido los familiares de los detenidos".