Comprobar la existencia de compañías en China

Opinión internacional |

CHINA
La cada vez más frecuente interacción comercial entre China y el resto del mundo hace que compradores y vendedores se pongan en contacto con una facilidad y velocidad propias de una época rica en medios que posibilitan esos contactos. Las siguientes líneas buscan dar respuesta a una frecuente pregunta que reciben las oficinas comerciales de países con representaciones diplomáticas en China: ¿Cómo se puede comprobar si una compañía china existe?

Al igual que en cualquier otro país, en la República Popular China existe un ente regulador que exige ciertos requisitos a las compañías y sociedades que buscan incorporarse en su territorio. Si los requisitos son satisfechos, la Administración de Industria y Comercio, el ente regulador, entrega a la recién incorporada compañía o sociedad un documento que la califica como tal. Ese documento es llamado en chino Yingye Zhizhao (Yingye = operación, negocios; Zhizhao = licencia o permiso) y es la prueba de que una compañía o sociedad está incorporada o registrada en China.

De manera que si su potencial contraparte comercial le proporciona una copia de su Yingye Zhizhao o licencia de operación y además esa licencia está dentro de su periodo de validez, pues las compañías se incorporan autofijándose un periodo de actividad que puede renovarse, se puede deducir en principio que está usted tratando con una compañía.

Al momento de gestionarse el establecimiento de una empresa en China, la Administración de Industria y Comercio solo acepta nombres chinos como candidatos para servir de razón social o nombres de las compañías o sociedades. Por lo tanto, la traducción al inglés u otro idioma del nombre de una empresa china no es suficiente para comprobar si está registrada en China. No es necesario que las compañías tengan, a más de su razón social original, un nombre adicional equivalente en un idioma foráneo a menos que vayan a realizar actividades de comercio exterior y por tal motivo tendrán que comunicarse con clientes del exterior, firmar contratos, registrar una cuenta bancaria para recibir o transferir divisas, etcétera. En caso de que el nombre foráneo sea necesario, la misma compañía se encargará de realizar la traducción y no es requisito registrar ese nombre adicional en la Administración de Industria y Comercio. En realidad no se contempla siquiera esa posibilidad. Como la traducción del nombre al inglés u otro idioma es responsabilidad de la propia compañía, se espera que la misma sea fiel, en la medida de lo posible, al sentido del nombre original.

Una vez que se cuenta con el nombre en chino de la compañía, o mejor aún con una copia de su licencia de operación, con relativa frecuencia se puede hacer una consulta en línea en el portal de la Administración de Industria y Comercio de la ciudad donde aquella está domiciliada. Lo anterior es particularmente cierto si la empresa se encuentra en alguna ciudad grande donde hay mayor cantidad de información sobre compañías que puede ser corroborada o consultada en línea. Cuando puede ser consultada, la información que se muestra aparece en idioma chino y su contenido puede variar de ciudad a ciudad. En el mejor de los casos se puede leer el nombre de la compañía y el de su representante legal, su capital social al momento de incorporarse, su fecha de incorporación, su rango de actividades, su dirección domiciliaria. En el menos afortunado de los casos lo único que puede corroborarse es que existe una compañía con ese nombre. Sin embargo, cuando eso ocurre hay otros medios para indagar más información.

De modo que para consultar o confirmar la existencia de una compañía en China hay que cotejar la información con una fuente oficial. Pero siempre será necesario contar con su nombre original o con una copia de su licencia de operación.