La Navidad llega anticipada a hospitales y zonas populares

Hace nueve días que Alison, de un año y 8 meses, lleva asilada en el hospital de niños Roberto Gilbert. Allí, junto a su cama, permanecía la mañana de ayer su madre, Mayra Loor, quien acariciaba a la pequeña que tiene una fractura en la cabeza, debido a que se cayó por una ventana de su casa.

El movimiento suave de su mano se detuvo cuando un Papá Noel, personal administrativo y enfermeras ingresaron con grandes cajas de juguetes para repartir entre los pequeños pacientes, a quienes les llevaron un momento de felicidad.

Alison se sorprendió al recibir un bebé, al cual tenía que darle su biberón. Ella formó parte de los 230 pacientes que recibieron obsequios con el objetivo de que vivan una feliz Navidad en medio de su enfermedad.

Otras de las menores que recibió su obsequio fue Lessk, de 10 meses. Ella estaba sobre el pecho de su mamá Joselin, de 16 años, a quien también le dieron un regalo.

Mientras que en el hospital Luis Vernaza, por las fiestas navideñas, ayer hubo la presentación de un nacimiento viviente. Allí, pacientes, médicos y público en general pudieron observar a los personajes que representaron la escena del nacimiento de Jesús en Belén: María, José, el Niño, los pastores, y los Reyes Magos.

Luego de la presentación, el coro musical de la entidad, Voces de la Esperanza, deleitó al público con villancicos.

También se realizó un concurso de villancicos en el cual participó el personal de administración del hospital.

Mientras que la tarde del martes pasado la sonrisa de Evelyn Caicedo, de 9 años, no se hizo esperar en el patio de la escuela 21 de Septiembre, en la isla Trinitaria, cuando recibió un tique para retirar un obsequio que la vicealcaldía le ofreció.

Detrás de ella, en una enorme fila, se encontraba Patty Morán, de 7 años. La niña también esperaba impaciente que llegara su turno para pedir dos boletos, el otro era para su hermana menor Mary, de 4 años.

Así como ellas, otros 150 menores, entre partidos de fútbol y juegos tradicionales, como las cogidas, las escondidas y otros, aguardaban la llegada de la vicealcaldesa Doménica Tabacci, quien entregó los juguetes.

Algunos, como Luis Perlaza, que desde el día anterior ya estaban ansiosos.

“Yo quiero una pelota”, “yo, un chichobelo”, decían algunos de los alumnos del tercer año básico de la escuela fiscal.

Juegos de cocina, muñecas, pelotas, carros, peluches y otros obsequios recibieron los menores que habitan en la isla Trinitaria, en donde –según la vicealcaldesa– se continuará entregando presentes.

La funcionaria explicó que la obra se la hacía con el objetivo de llevar algo de felicidad en estas fechas a los niños de los sectores populares de la ciudad.

Martha Solís, una de las madres de familias, agradeció por los obsequios entregados a los niños de la escuela.

“Esperamos que se haga otra repartición para que alcancen a los demás niños del barrio”, manifestó Solís.

Durante toda la semana, hasta el 22 de diciembre, Tabacci continuará entregando regalos en las cooperativas Nueva Guayaquil, Un Techo para los Pobres, de la isla Trinitaria; Siete Lagos, en el Guasmo sur; en la 30 y Camilo Destruge y en la 12 y Domingo Sabio.