En horarios especiales no se altera el pago de horas extras

El acuerdo ministerial 169, que regula el procedimiento para que los empleadores puedan aplicar horarios especiales en sus empresas, flexibiliza los horarios de trabajo, pero no altera el pago de horas suplementarias y extraordinarias, según explicaron técnicos del Ministerio de Relaciones Laborales.

Frente a esto, en los sectores empresariales hay diversos criterios sobre el alcance del acuerdo. Mientras unos consideran que se enmarca en sus aspiraciones de flexibilizar la jornada, otros piensan que no tiene sentido si se seguirá pagando el 100% de recargo cuando se labore hasta los sábados.

A inicios de agosto pasado el Comité Empresarial Ecuatoriano pidió al Gobierno que se flexibilice la jornada de 40 horas semanales y se redistribuya ese tiempo en diferentes horarios. Ese mes, en un encuentro entre el Gobierno y representantes empresariales, las autoridades dijeron que analizaban una redistribución de las 40 horas de lunes a sábado, con un recargo del 25% para el sábado.

El 18 de septiembre pasado, el presidente Rafael Correa dijo que se puede flexibilizar y trabajar a doble jornada, de lunes a sábado, en ciertos sectores, “pero respetando las cuarenta horas semanales”.

Técnicos del Ministerio de Relaciones Laborales explicaron que, previa aceptación del trabajador, en actividades como la agrícola, por ejemplo, que tienen jornadas semanales parciales y requieren trabajar hasta los sábados, lo laborado en ese día se tomará en cuenta como horas extraordinarias. Es decir, se deberá pagar a los empleados un recargo del 100%.

Víctor López, presidente de la Cámara de Agricultura, considera que este es un avance importante respecto a los pedidos de los empresarios, pero enfatiza que habían solicitado también que no se pague el recargo del 100% si la actividad requería trabajar los sábados. De lo contrario, López considera que no tiene sentido recortar horas de trabajo entre semana.

El asesor jurídico de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Luis Poveda, especifica que en áreas como la pesca, el turismo y la agricultura se requiere este tipo de mecanismos de flexibilidad, pues son actividades que usan horarios especiales. “Entonces ahí se está ya adecuando para hacer más flexible la contratación en lo que se refiere al horario del trabajo”, indica.

Gino Descalzi, presidente del directorio de Expoflores, considera que, en general, el acuerdo mantiene los términos discutidos por este sector y el ministro de Relaciones Laborales, Francisco Vacas, dentro de su propuesta de flexibilización laboral. “Esto ayudará al sector florícola que exige que la cosecha se realice en al menos seis días a la semana”, enfatiza.

Pero Eduardo Peña, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, considera que el acuerdo implica burocratizar un tema que puede ser arreglado entre empleadores y trabajadores, más si los horarios especiales ya constan en los contratos colectivos.

Agrega que no hay un vínculo entre esta norma ministerial y los anhelos empresariales de flexibilización laboral.