Regulación no convence a productores de trigo

Los planteamientos del Gobierno para incentivar y regular la comercialización del trigo local no convencen a los productores, pues indican que existe una falta de control de los precios de comercialización y de incentivos para mejorar su cultivo.

La última disposición del Ministerio de Agricultura, publicada en el Registro Oficial del 10 de este mes, indica que el precio mínimo de sustentación del quintal de trigo es $ 22 (igual al año anterior) y establece valores adicionales por bonificaciones y castigos de acuerdo con la calidad.

Sin embargo, según productores, el pago para el agricultor local no supera el precio base. Jorge Ibarra, quien cultiva en Pichincha, indica que tiene 600 quintales para vender, pero le ofrecieron pagar el precio mínimo, pese a que su producto tiene menos impurezas. Él pedía $ 23 por quintal. Ibarra cree que debería haber técnicos que verifiquen la calidad y determinen el valor. Según el acuerdo ministerial, el Ministerio de Agricultura debe verificar el precio del producto.

Salomón Amador, presidente de la Asociación de Productores Agropecuarios del Norte, explica que otro problema es que en el país no hay una entidad que los abastezca de semillas de mejor calidad. Ellos usan las semillas de sus propios cultivos.

Agrega que el control en el precio también es un inconveniente, pues al mandar el trigo a los molinos los “liquidan como si fuera de mala calidad”. Estas condiciones han hecho que reduzca sus hectáreas sembradas de 100 a 30 y que en el 2013 prevea no cultivar.

Rafael Serrano, de la Asociación de Empresas Molineras, dice que los quince molinos que trabajan en el país tienen sus laboratorios para determinar la calidad del grano y cumplen con los precios que establece la tabla de valores.