UPSE, dueña del hotel Samarina

El anhelado sueño de los directivos, catedráticos, estudiantes de la Universidad Estatal Península de Santa Elena (UPSE) y de la comunidad provincial toda, se hizo realidad el pasado jueves 11 de octubre. Se firmó la minuta de la compraventa del vetusto y abandonado hotel Samarina. El acto se efectuó ante un marco impresionante de invitados en una solemne ceremonia realizada en el auditorio principal del alma máter peninsular. Es oportuno señalar que el Ministerio de Turismo (Mintur) era propietario legal del referido hotel, ubicado en el cantón La Libertad.

Previamente, la lectura de la escritura pública le correspondió al Notario, abogado Carlos San Andrés, luego se procedió a la firma de la entrega de dicho inmueble entre el rector de la UPSE, ingeniero Jimmy Candell Soto y la licenciada Paola Gálvez Izquieta, coordinadora de Mintur, Zona 5. El inmueble cuenta con una superficie de 10.000 metros cuadrados. El precio pactado entre las partes es de 500.000 dólares americanos; el 30% (150.000 dólares) serán pagaderos a la firma de la escritura y el saldo (350.000 dólares) serán pagados en 36 meses a través del sistema E-SIGEF.

Es el final de una historia llena de obstáculos, iniciada en agosto de 1999, pero considerada en el 2002 cuando el Mintur lideró el proyecto de desinversión de bienes. En el 2007, mientras se trababa el proceso de adquisición, miles de universitarios reclamaron sus derechos en las calles de la Península y de la capital de la República, entonces los estudiantes de la carrera de Hotelería y Turismo decidieron instalarse en esos predios para recibir clases. Todo esto fue descrito en el artículo 'Hotel Samarina', publicado el 6 de septiembre del 2010, donde relaté detalladamente el proceso de compra y que en esa época estaba entorpecido por distintos motivos.

Las proyecciones que tiene el ingeniero Candell sobre la nueva adquisición son: a) efectuar inmediatamente un estudio técnico que analice y determine las actuales condiciones físicas del hotel; b) si el resultado determina la demolición o reestructuración del edificio, la ejecución se efectuaría mediante crédito con el BEDE, CFN o BIESS; c) prevé la adecuación de aulas y residencias universitarias dignas para jóvenes ecuatorianos (del sector rural) y extranjeros, previa firma de convenios con universidades foráneas (que les permita hacer intercambio y generar ingresos para la UPSE). El respaldo masivo de la población al logro alcanzado compromete al rectorado a mantener vivos los anhelos y las expectativas. Ahora, les toca la formación de nuevos profesionales en la rama de turismo -herramienta dinamizadora de la economía local- y que tanta falta hace en la provincia.

Varias veces he criticado la actitud de ciertos funcionarios del Mintur por la falta de decisión para solucionar los casos de "Destino Azul" (comuna Libertador Bolívar) y del Acuario de Valdivia, e insistiré hasta que se enmienden, pues no es mi deseo fastidiar su labor sino que hagan las cosas correctamente. En esta oportunidad permítanme felicitarles por la medida adoptada en beneficio de miles de estudiantes de la comunidad universitaria.

La provincia de Santa Elena ya cuenta con el primer hotel-escuela del país, por tal motivo los peninsulares debemos sentirnos halagados. Actos como estos demuestran que nuestra querida y emblemática UPSE está en pleno proceso de recuperar la categoría superior, extraviada por administraciones anteriores que privilegiaron intereses ajenos a su naturaleza académica. La justicia tarda, pero llega.