Más camas

En este espacio ya hemos comentado los problemas que se presentan en Guayaquil porque la demanda de atención hospitalaria es superior a la oferta, no solamente en los hospitales públicos sino también en los privados que firmaron convenios con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social para atender a los afiliados y miembros de su familia a los que se amplió la cobertura del servicio de salud.

El tema es por demás preocupante pues hay pacientes que buscan el ingreso a determinado centro que no puede admitirlo –a pesar de que a veces el caso requiere intervención inmediata– porque carece de camas y de equipos disponibles, por lo que se inicia el peregrinaje del angustiado enfermo. Mucho más grave es lo que ocurre en las emergencias donde, a menudo, se reciben más pacientes de lo aconsejable porque la otra alternativa es rechazarlos.

Más allá de que, a veces, los pagos del Seguro Social a las clínicas privadas se atrasan, el problema real es que no hay una capacidad instalada suficiente para la población de la ciudad y otros lugares cercanos. Es un problema que requiere urgente solución.