Agricultores hacen vigilia para poder vender su maíz

GISELA GUERRERO
SANTO DOMINGO.- En las fábricas los agricultores están a la espera de la apertura de turnos para poder vender el maíz que por la humedad corre el riesgo de dañarse. En una de las empresas ubicada en el sector Fumisa, km 45 de la vía Santo Domingo-Quevedo, los camiones cargados del grano hacen guardia hace tres días.

Ayer, cerca de 25 camiones procedentes de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, ubicados a las afueras de la empresa Pronaca (sector Fumisa), esperaban desde el viernes que hoy el maíz que transportan pueda ser adquirido, pero el cupo para la compra solo se abrió para 17 de ellos.

Tanto transportistas como agricultores se encuentran a la suerte de que su mercadería pueda ser adquirida, puesto que se conoció que en las bodegas de la empresa ya no hay lugar para colocar más gramínea, por ello la propia fábrica hasta ha llegado a colocar grandes recolectores en la parte exterior, para que el maíz adquirido no se dañe por la humedad.

Byron Cusme es uno de los transportistas que vive este drama de no poder vender su mercadería. Él hace guardia desde el viernes por la noche y con suerte logró adquirir un cupo para entregar los 280 quintales que trajo desde el recinto La Catorce del cantón El Carmen (Manabí). Cobrará una comisión de $ 0.70 por cada quintal, si logra venderlo. "Es la primera vez que ocurre esto, llevo en este negocio cerca de 4 años y nunca hemos tenido que hacer vigilia por días para que nos puedan comprar el maíz", señaló el transportista.

Situación similar viven los demás conductores y hasta agricultores que por la desesperación han debido viajar junto a su producto, es el caso de Segundo Chiquín, quien trajo maíz desde otro recinto de Manabí, La Bramadora. Dice que los caminos en el sector son pésimos y que hay agricultores que hasta deben sacar la gramínea a lomo de caballo, para poder ponerlos en los camiones.

"Tengo dos camiones, cada uno de 215 quintales, espero tener suerte para que me los compren, o si no se me pudre (el maíz)", indica mientras muestra el turno que le dieron en la empresa, para poder ser atendido hoy lunes.

La empresa Pronaca, que es una de las fábricas que puede comprar la gramínea a la mayoría de agricultores de la zona, no explicó cuál es el sistema que aplica para comprar el producto. Trabajadores que estaban en los alrededores dijeron que en las bodegas ya no hay lugar para colocar más maíz.