Contradicciones sobre manejo de créditos en discurso oficial

El anuncio del presidente Rafael Correa de que buscará que el sistema financiero sea más riguroso en la entrega de créditos, debido a que en estudios su gobierno se ha dado cuenta de que hay indicios de sobreendeudamiento, se percibe como un mensaje contradictorio a pronunciamientos anteriores sobre préstamos.

Por lo menos así lo consideran algunos analistas financieros. Para Marcos López, exdirector del Banco Central, el presidente está dando señales negativas y contradictorias al sector financiero.

Recordó que el mandatario primero dijo a los bancos que sus ganancias deben ser a través de la intermediación (entregar crédito) y no de servicios. Así, eliminó costos. Recientemente se quitaron los costos de tarjetas de crédito y renovación de las mismas. Agrega que, ahora dice que hay sobreendeudamiento y pide más controles.

Esas declaraciones pueden provocar que clientes que mantienen depósitos en el sistema financiero se pongan nerviosos preguntándose si la banca podrá devolver los fondos prestados a los clientes aparentemente sobreendeudados, señala.

Según el Gobierno hay unas 400.000 familias sobreendeudadas y el 43% sería de las personas que ganan hasta $ 500.

Julio Dobronski, director ejecutivo de la Asociación de Instituciones Financieras, encuentra contradictorio que la bancada oficialista de Gobierno en la Asamblea pretenda hacer más blandas las condiciones de los Burós de Crédito, que son justamente los que se encargan de entregar información del nivel de endeudamiento.

Según un estudio de Prófitas, consultora de temas económicos y políticos, la nueva ley de burós generaría falta de información al sistema financiero sobre las deudas de clientes.

Prófitas considera que no se debería reducir el tiempo en que se mantengan los datos del cliente de cinco a tres años como se propone ahora. La ley plantea no entregar información a casas comerciales, pese a que este es el segmento que más problemas presenta.

Dobronski cree que el problema no está en el sistema financiero, sino más bien en el de la economía real: almacenes de electrodomésticos, de ropa, y entidades no controladas.

Agregó que es buena la intención del Gobierno de controlar, pero no es ese el camino, pues las instituciones financieras manejan conscientemente el crédito y sus riesgos.

El sábado pasado, el presidente Correa explicó que por la alta liquidez en el sistema financiero parece que hay bancos que “inducen a la gente a endeudarse” y que gran parte del problema está en las tarjetas de crédito, donde “no hay mayores controles”.

Anunció que se va a exigir a los bancos que sean más rigurosos con el crédito y se pedirán mayores controles sobre las tarjetas de crédito.

Sobre la liquidez, López dijo que el problema es que el Gobierno la ha inyectado a través de usar todos los fondos de ahorros y del gasto público.

En el fondo, el Gobierno ha advertido un problema de estabilidad del sector externo y no logra recomponer la balanza comercial, asegura.

Las importaciones no petroleras crecieron 14% en Ecuador en el primer trimestre del 2012 frente a igual lapso del 2011.