Fiscal inspeccionó hospitales que no asistieron a joven moribundo

La mañana de ayer, la fiscal de la Unidad de Personas y Garantías, Margarita Neira Morán, junto al médico legista de la Fiscalía, Alberto Ramírez, iniciaron el recorrido de las casas de salud involucradas en el caso de la falta de atención del joven Roberto Antonio Quimís Huacón, de 24 años, quien sufrió un accidente en su moto y falleció, en una ambulancia de la Policía, después de buscar asitencia en nueve centros de atención médica de Daule y Guayaquil.

La indagación empezó con las clínicas privadas de la ciudad. Los funcionarios visitaron la clínica San Gabriel, ubicada en las calles Guaranda y Letamendi, en el suroeste.

En el interior de la unidad de salud conversó con el personal de administración hasta que llegó la directora de la entidad con quien recorrió la sala de emergencia.

Neira explicó que recorrerán las nueve casas de salud para conocer los registros de pacientes y los empleados que atendieron al joven en cada casa asistencial.

“Estamos en una etapa de indagación, estamos estableciendo un posible homicidio inintencional. Sin embargo, existe la Ley del Derecho al Paciente, que establece (artículo 12, 13) la sanción de 4 a 6 años por la falta de atención en estado de emergencia a cualquier paciente”, indicó Neira en la recepción de la primera casa de salud.

Minutos más tarde, al ingresar a la clínica Guayaquil, ubicada en las calles Padre Aguirre y General Córdova, el director de la institución, Roberto Gilbert, recibió a los funcionarios manifestando que el paciente no ingresó a la casa de salud porque la institución comunicó a los paramédicos que no contaban con las camas para poder recibirlo.

“Todas las camas de cuidados intensivos estaban copadas. Mal sería sacar a un paciente para poner otro, cuando la obligación era de otro centro hospitalario de darle la cobertura”, manifestó Gilbert.

El galeno entregó a Neira un video donde se registra que el paciente jamás ingresó a la clínica porque estaba llena.

Por lo que especificó que el principal problema es que el sistema de salud nacional está colapsado, “es que no se ha construido un hospital hace 35 años en la ciudad”, comentó.

El galeno recomendó que el servicio de los hospitales móviles deberían retornar a la provincia e incluso aumentar las unidades de atención.

Luego, en la clínica Kennedy ubicada en Alborada, solo ingresaron los funcionarios y no permitieron la entrada a los medios de comunicación.

Finalmente en el Hospital de la Policía, Ramírez indicó que realizarán un análisis de las historias clínicas para verificar si se incumplieron todos los procedimientos.

Clínicas

La fiscal en su recorrido indicó que ha recibido apertura por parte de las clínicas para conocer la bitácora de pacientes de aquel día y para revisar los equipos con los que cuenta cada unidad en el interior del centro de Emergencia y Terapia Intensiva.

Documentación

Ramírez, médico legista de la Fiscalía, manifestó que hasta el momento no cuentan con toda la documentación de las casas de salud, pero que en el transcurso de la semana obtendrán con los registros de las primeras clínicas que se han investigado para poder evaluar si cumplieron o no con su deber de la atención del paciente.

“Que nos den el registro de todos los pacientes para conocer si hubo o no disponibilidad de camas en Terapia Intensiva”.
Margarita Neira Morán
Fiscal a cargo del caso

“Se van a seguir dando estos casos porque no hay suficientes camas en los hospitales en esta ciudad. Todos están abarrotados”.
Roberto Gilbert
Director de la clínica guayaquil