Ministerio cita inversiones; director hospitalario clama ayuda

Mediante boletines de prensa, el Ministerio de Salud ha venido refiriéndose a la lucha contra el dengue. Un comunicado del organismo que llegó el pasado viernes señala que la enfermedad es un problema de salud pública, sobre todo porque la severidad de la temporada invernal ha generado condiciones extraordinarias para la transmisión del dengue.

Agrega que en total, 261.114 hogares y 158.123 manzanas fueron fumigados. Estos trabajos, ejecutados entre enero y marzo del 2012, representan un gasto estimado de $ 860.192.

“En las unidades de salud recibieron atención oportuna y gratuita 5.066 personas con sospecha de dengue. En las unidades hospitalarias ingresaron 81 pacientes con dengue grave. De acuerdo con el tarifario del Ministerio de Salud, esto representa una inversión de 714.794 dólares”, detalla el informe.

Asimismo, refiere que para reducir casos graves y muertes, alrededor de 600 médicos recibieron capacitación, entre otras actividades. Ayer, en su sabatina, el presiente Rafael Correa presentó un informe de la ONG Médicos Sin Fronteras en el que se reconoce la labor del Estado para combatir el dengue.

Ahí se indica que “la epidemia de dengue nos pareció manejada de manera adecuada, tanto desde un punto de vista clínico como de prevención y alerta”.

Ese informe, con fecha del 23 de abril del 2012, fue dirigido a María del Pilar Cornejo, secretaria de Gestión de Riesgos.

Sin embargo, el director del hospital Rafael Rodríguez Zambrano, Víctor Manuel Traverso, hizo el pasado viernes un llamado de auxilio a las autoridades, pues dijo que el dengue es una epidemia en Manta.

Refirió que solo en cinco días han ingresado 52 pacientes por sospecha de dengue. De ellos, 45 resultaron positivos en la prueba, sin contabilizar los atendidos en los subcentros de salud. “En el día se diagnostican de 15 a 19 casos”, dijo.

Traverso lamentó que no cuentan con una unidad de terapia intensiva, por lo que deben realizar el traslado de menores con dengue complicado a otras casas de salud.

El director hospitalario agregó que por la cantidad de pacientes hay desabastecimiento de plaquetas para los exámenes. Los pedidos se deben hacer a Quito y demoran. Así, el riesgo es superior en este cantón.