En segundo informe el INH autorizó medicina

Marco Serrano Mejía, de la empresa Representaciones Whitehouse Cía. Ltda., que fue la que vendió al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) 1’988.471 comprimidos de warfarina sódica de 5 mg (medicamento para los pacientes cardiacos), defendió la calidad de estas pastillas que según el informe del Instituto Nacional de Higiene (INH) Leopoldo Izquieta Pérez, emitido el 18 de julio del 2010, señalaban como no aptas para el consumo humano y carecían de registro sanitario.

Dicha prohibición fue entregada al Consejo de Participación Ciudadana (CPC) en octubre del 2011, dentro del informe de la veeduría ciudadana que se realizó entre el 2008 y el 2010 al hospital del Seguro Social, Teodoro Maldonado Carbo, de Guayaquil.

Según el empresario, hay un segundo reporte del INH del 18 de enero del 2011 en donde se señala que el medicamento cumple los controles de calidad, por lo que dijo que puede ser distribuido y recetado.

Según Serrano, luego del primer reporte del Instituto Nacional de Higiene, la empresa volvió a analizar las muestras de retención y el producto devuelto del lote 10096 y obtuvo resultados favorables.

Esos resultados, detalla Serrano en una comunicación dirigida a este Diario, los entregó al Consejo de Participación, junto a otro informe sobre el producto, realizado por la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Central del Ecuador, que también analizó ese lote, y los resultados fueron cercanos al 100%, lo cual respaldó su calidad.

El representante de Whitehouse aseguró que técnicamente la warfarina nunca estuvo reprobada porque cumplió con todas las especificaciones.

Pero el medicamento se dejó de distribuir en la farmacia del hospital Teodoro Maldonado Carbo debido al primer reporte del INH que señalaba su prohibición para el consumo humano, como lo establece un documento que se adjunta al informe de la veeduría ciudadana donde se indica que 4.036 unidades fueron retiradas y embodegadas.

Serrano también entregó al CPC los análisis de la manufactura del lote 10096, donde se establece que salió de la empresa totalmente aprobado.

El contrato Nº 64000000-2212-C para la compra de este medicamento se efectuó el 25 de junio del 2010, entre el director general del IESS, Fernando Guijarro Cabezas, y Marco Serrano Mejía, de la empresa Representaciones Whitehouse Cía. Ltda.