No hay cirujano vascular en el hospital Guayaquil

Marlene Ochoa, de 40 años, lamenta que en el hospital Abel Gilbert Pontón, también llamado Guayaquil, no haya un cirujano vascular que pueda atender a su madre, Amanda Briones, de 81, quien sufre de problemas circulatorios. Además de su avanzada edad, perdió un brazo en un accidente.

El miércoles pasado, las dos mujeres llegaron a este centro, ubicado en el suburbio de la urbe, para acudir a la cita que se les había programado con el especialista; sin embargo, les informaron que no hay un médico que atienda en esta área.

“Cirujanos no hay y me dicen que tengo que venir cada vez y cuando para ver si ya hay un doctor”, comenta Ochoa, quien asegura que su madre no puede ser operada porque sus venas son débiles debido a su edad, pero sí necesita tratamiento.

En cambio, Elva Macías, de 43 años, no recibe la atención de un cirujano vascular desde inicios de febrero pasado, cuando pidió la cita. Ella tiene várices en las piernas, lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como dilataciones permanentes de las venas, que con frecuencia son tortuosas, y se debe a una insuficiencia en las válvulas de estas, con presencia de lesiones en la pared vascular y alteraciones en la circulación sanguínea.

Su próxima cita está programada para dentro de nueve días, pero Macías ha averiguado entre el personal del hospital y le han indicado que aún no hay un médico en esta área.

Para el expresidente de la Federación Médica Ecuatoriana, Orly Oyague Avilés, la presencia de este tipo de médicos es muy importante en un centro hospitalario, ya que “la tendencia de problemas circulatorios va en aumento”. Estudios realizados por la OMS estiman que dos de cada tres mujeres en el mundo sufren de várices. En cambio, en los hombres se presentan en uno de cada cinco.

A esto se suma que el hospital Abel Gilbert P. es catalogado por el Ministerio de Salud Pública como de especialidades.

Oyague señala que en el hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, donde labora como jefe del servicio de Pediatría, hay cuatro cirujanos vasculares para atender a los afiliados, mientras que actualmente en el Guayaquil no hay.

En la segunda visita del presidente de la República, Rafael Correa, al hospital del suburbio, el 4 de octubre del año pasado, resaltó la contratación de 150 servidores públicos, entre ellos enfermeras, médicos residentes y especialistas. Además, indicó que las labores que no se desarrollaron en 10 años el Gobierno las ejecutó en un mes.

“Me he quedado sorprendido. No sabía que se podía hacer tanto en tan poco tiempo. Se han mejorado sustancialmente las áreas. Esto ha sido lo emergente, el punto inicial. Vamos a transformarlo totalmente”, dijo Correa en ese entonces.

La cirugía vascular

Se dedicada a la profilaxis, diagnóstico y tratamiento de patologías vasculares, venosas, arteriales y linfáticas. Trata los vasos del organismo, excepto los intracraneales y del corazón.