Procesión de Cristo del Consuelo: Los tiempos de la fe

Procesión de la penitencia. Con aquel nombre nació la romería del Cristo del Consuelo, multitudinaria expresión de fe que hoy alcanza su edición 53. Era penitencia porque había que avanzar por caminos fangosos y empedrados.

El 15 de abril de 1960, Él participó en esa primera peregrinación impulsada por los padres claretianos, que partía de la iglesia Espíritu Santo (Azuay y Gallegos Lara) y en la cual un sinnúmero de feligreses terminó sin zapatos el recorrido porque los perdió en el lodo.

Iban a Lizardo García y la A, a la ermita del Cristo del Consuelo, que se levantó con donaciones de devotos. Diario EL UNIVERSO registró que la cruzada del sucre, como se llamó la campaña, captó unos 40 mil sucres (moneda hasta el 2000).

La ruta va ahora en sentido contrario: de la iglesia Cristo del Consuelo a la iglesia Espíritu Santo, pero mantiene su fervor, con devotos extasiados en el afán de tocar la imagen, la cual va protegida por un cerco policial y custodios laicos. En el camino, muchos terminan semiasfixiados por el fuerte sol.

“Es sofocante, la presión causa desesperación, hay que tener bastante resistencia”, comenta Jorge Peñafiel, fotógrafo que ha cubierto por trece años la procesión para este Diario.

La marcha ha sido plataforma para exigir rectificaciones a autoridades. Ha sido acompañada por cuatro arzobispos: César Mosquera, Bernardino Echeverría, Juan Larrea y Antonio Arregui (el actual).