Rituales de Semana Santa

Hoy, con el Domingo de Ramos, la Iglesia católica empieza la conmemoración de la Semana Mayor que rememora los últimos días que vivió Jesucristo en Nazareth, que terminaron con su crucifixión y su posterior resurrección.

Con el uso de palmas, la feligresía católica evoca en las diferentes iglesias el momento en el que Jesús entró a Jerusalén montado en un burro.

Haber obtenido un milagro o haber logrado cambios que han mejorado sus vidas son parte de las motivaciones que tienen muchos fieles para cumplir con devoción los rituales propios de esta semana.

1. Domingo de Ramos
Se conmemora la entrada de Jesús a Jerusalén, montado en un burro que da ejemplo de su humildad, pues en aquella época el animal que representaba al poder era el caballo. El Señor fue recibido y aclamado como rey. Le echaban ramos de olivo y palmas a los pies.

2. La última cena y lavatorio de pies (Jueves Santo)
Es el día en que Jesucristo comió junto a sus discípulos e instituyó la eucaristía. Dentro de este episodio se contempla un acto que refleja el servicio al prójimo, cuando Jesús se arrodilló ante sus discípulos para lavarle los pies, sin importar que esta era una tarea que se encomendaba a los servidores más elementales de la casa.

3. Procesiones y recreaciones de la crucifixión (Viernes Santo)
Se recuerda el vía crucis, que es el camino que Jesús recorrió desde Jerusalén hasta el monte Gólgota llevando sobre sus hombros el madero en el cual fue crucificado. Es un día de máximo dolor y luto, por lo que en ninguna iglesia se celebra misa.

4. Vigilia pascual (Sábado Santo)
Simboliza la espera y la esperanza. María, la madre de Dios, guarda en su corazón las palabras y promesas de Jesús, quien dijo que iba a resucitar. Por eso ella no va al sepulcro, y en su lugar lo hace María Magdalena. Es allí cuando se le aparece un ángel y le pide que comunique la buena nueva.

5. Domingo de Resurrección
Es el día más importante de la Iglesia católica, Jesús venció a la muerte. Suenan las campanas en las iglesias y empieza la misa que tiene la singularidad de que al lado del altar se coloca un cirio grande encendido en el que está inserto el año que corre. Esto representa la luz de Cristo resucitado.