Sistema de salud saturado

Falta de reactivos para las pruebas de laboratorio y demoras en la atención en el área de Consulta Externa es lo que un equipo de este Diario constató en el transcurso de cuatro horas en los hospitales públicos Abel Gilbert Pontón (suburbio) y Francisco de Ycaza Bustamante.

Una similar demanda de los servicios se observó en dos de los hospitales regentados por la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG): Luis Vernaza y Roberto Gilbert Elizalde.

En esta última casa de salud el año pasado se atendió a 217.266 pacientes por consultas médicas, informó el departamento de Estadísticas. Es decir, 11.129 adicionales al 2010 y 21.001 más en comparación con el 2009.

Mientras que en el Vernaza, esa cifra sumó 405.204 atenciones en el 2011. Lo cual mostró un incremento significativo de 138.217 consultas en comparación con el 2010, y casi la cantidad total del 2009: 179.328.

La ministra de Salud, Carina Vance, reconoció el 15 de este mes que el sistema público de salud enfrentó una demanda histórica de los servicios, pasando de 16’223.600 atenciones en el 2006 a 34’311.491 en el 2011 (incremento del 111%).

“Sin embargo, la curva de demanda presentó una estabilización a finales del 2011, que son buenas noticias porque ahora ya podremos planificar nuestro trabajo con una mayor capacidad de predicción”, señaló.

Según los usuarios del hospital Francisco de Ycaza, sí ha habido mayor organización por parte del personal en comparación con el año pasado cuando las consultas eran por turnos; pues en la actualidad son por horarios. Pero en el Abel Gilbert piden por los insumos básicos para la atención médica.