Antiinflamatorios aún se venden, pese a prohibición

Algunas distribuidoras farmacéuticas del centro de la ciudad, en Alejo Lascano y Ximena, desde ayer no venden antiinflamatorios sin receta. Pero otras en el norte y sur de la ciudad aún las comercializan libremente, pese a la prohibición del Ministerio de Salud Pública, que estableció -el viernes pasado en su página web- que estas medicinas ocultan la enfermedad del dengue y la agravan.

Esta medida se efectúa para fortalecer el control del dengue y reducir el riesgo de mortalidad, establece el MSP.

"Ayer (viernes pasado) en la tarde nos comunicaron que ya no podíamos venderlas porque las personas se automedican y podrían agravar su condición, indicó Larry Morán, uno de los vendedores de la farmacia La Primera.

Asimismo, las distribuidoras Farmaservicios, Comdex, Popular, entre otras. "El gerente nos dio la orden y se está cumpliendo desde hoy (ayer)", informó Ángela Mejía, administradora de Comdex.

Sin embargo, una de las dependientas de este local vendió un antiinflamatorio a una mujer de 60 años, quien aseguró que las llevaba para tener en su botiquín de emergencia.

En dos de tres farmacias ubicadas en la calle 29, frente al hospital Abel Gilbert, conocido como Guayaquil, aún se venden antiinflamatorios que contienden naproxeno sin receta.

Este caso se repite en una botica del sector de la Pradera, en la av. Domingo Comín y 5º Paseo 47, donde además recomiendan otros antiinflamatorios desde $ 0,34 cada pastilla.

Marcelo Aguilar, subsecretario de Vigilancia de la Salud del MSP, señala en el comunicado que "en los últimos días hemos detectado varios casos de dengue grave que se han empeorado, debido a la administración de antiinflamatorios, lo que ha aumentado el riesgo de mortalidad" en las personas.

La medida rige para todo el país y es temporal mientras dure la emergencia y de acuerdo al perfil epidemiológico, agregó el funcionario.

Las sanciones para quienes incumplan la disposición están previstas en la ley y pueden incluir acciones pecuniarias (monetarias), establecidas por la autoridad sanitaria y algunas severas como el cierre de los establecimientos.

El MSP advierte, en el comunicado, que debido a la intensidad de la temporada invernal, con las fuertes lluvias e inundaciones en 18 cantones del Litoral ecuatoriano, se espera que en las próximas semanas se presenten condiciones favorables para la transmisión del dengue, por lo que se están tomando previsiones conforme la dimensión de los eventos climáticos que atraviesa el país.

Hasta el momento, según el último boletín epidemiológico emitido por el MSP, se registran 2.692 casos de dengue clásico, 27 casos de tipo grave y dos fallecidos por este último.