Lluvias fuertes hacen pausa en Costa y Quinindé pide estado de excepción


ESMERALDAS-BABAHOYO-PORTOVIEJO-SALITRE.- En Esmeraldas, el gobernador, Lenin Lara, avaló la tarde de ayer la declaratoria de emergencia del cantón Quinindé, decretada por el COE local, y anunció que enviará un pedido formal al Gobierno para que incorpore a Quinindé en el decreto de estado de excepción que, por las lluvias, rige en cinco provincias del país.

Esto mientras el invierno dio una pausa de casi tres días, hasta la tarde de ayer, en Guayas, Manabí y Los Ríos (que son parte del decreto de excepción), donde las aguas empezaron a bajar en la mayoría de sectores inundados, en algunos casos desde hace más de un mes. Un ejemplo se apreciaba en la vía Babahoyo-Guayaquil, en el sector Ecuavegetal, a 5 km de la capital fluminense. Ayer, la carretera estaba expedita y no se apreciaban huellas de la inundación que dificultaba el paso.

En esta zona, la vía de ingreso al recinto La Fortuna, donde los carros y motos parecían circular por una gran laguna y cuyas gráficas causaron impacto, ayer estaba seca. Cerca, en el recinto La Tranca, sus habitantes estaban aliviados, pues el agua había bajado casi dos metros. Lo mismo que en otras zonas rurales de Babahoyo. No obstante, ellos decían que aún faltaba una crecida más, "la de abril".

Al respecto, Carlos Naranjo, director del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), dijo: "Nosotros habíamos manifestado que en el mes de marzo se dan bastantes lluvias irregulares y eso coincide en este mes con una ligera atenuación de presencia de lluvias, pero eso no quiere decir que no vayan a presentarse..."

Naranjo aclaró que según las estadísticas de 40 años, las lluvias disminuyen en este mes, por lo que los sistemas comienzan a tener cierta oscilación, considerando que el 22 habrá el cambio estacional y puede haber variaciones, pudiendo ser a veces más fuerte o más débil. "Por el momento se pronostica que la tendencia, estadísticamente, es a la baja (menos lluvias), pero no sabemos cómo vayan a reaccionar los sistemas", manifestó el técnico.

Vía esmeraldeña
Decenas de viajeros continuaban ayer haciendo trasbordos por el lodo de un tramo de la carretera Quinindé-Esmeraldas, cerrada desde el pasado martes por un deslizamiento en el sitio El Achiote.

"He caminado más de 8 kilómetros para cruzar el sitio del deslave para mí ha sido toda una experiencia", dijo Bravo. El tráfico es por sobre la montaña, a casi 30 metros del lugar, donde 12 maquinarias, entre retroexcavadoras y tractores, remueven la tierra para despejar un espacio que les permita reconstruir el tramo de carretera que desapareció totalmente.

Juan Espinoza, superintendente de obra de la constructora Herdoíza Crespo, explicó que todos los cronogramas de reparación se han cumplido, pese a las lluvias que caen en la zona. Según las estimaciones, la carretera estará abierta nuevamente al tráfico a partir de mañana en la tarde.

Mientras que el alcalde de Quinindé, Manuel Casanova, insistió en su llamado para que el Gobierno declare al cantón Quinindé en estado de excepción, pues no solo tiene dañada la vía sino otras afectaciones.

Detalles: Ofrecimientos del gobierno para los afectados
Bono de $ 90
Los damnificados por el invierno recibirán un bono de $ 90 ($ 45 en marzo y $ 45 en abril). La ministra de Inclusión Económica y Social (MIES), Ximena Ponce, señaló que la lista de beneficiarios será calificada por los Comités de Operaciones Emergentes provinciales, con base en los datos obtenidos por censo que se desarrolla ahora y que culminará a fines de este mes, aunque ese registro más se concentra en pérdidas agrícolas.

Créditos productivos
Créditos a largo plazo y bajos intereses y subsidios para semillas y fertilizantes forman parte del plan estratégico en materia agrícola que prepara el Gobierno para ayudar a los agricultores afectados por el intenso invierno, anunció el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap).

Vivienda
El Ministerio de Vivienda reportó ayer que unas 2.500 casas han sido afectadas o destruidas por el temporal, principalmente en Manabí. El ministro, Pedro Jaramillo, explicó que para reubicar a las familias afectadas se consiguen terrenos en distintos municipios del país, en donde se usará la figura de declaración de utilidad pública, como faculta el estado de excepción.