Salud confirma segundo fallecimiento por dengue

Una segunda muerte por dengue en lo que va de esta etapa invernal confirmó ayer la ministra de Salud, Carina Vance.

El nuevo caso corresponde al pequeño Sebastián Sisalima, de cuatro meses de edad, fallecido en el hospital del niño Francisco de Ycaza Bustamante.

De este asunto se revisa la historia clínica para ver el tratamiento que recibió en otras unidades, una privada inicialmente y en otra que pertenece a la red de salud pública, dijo.

El menor fallecido vivía en la cooperativa 29 de Abril del sector La Prosperina, en el norte de Guayaquil.

Hilda Sisalima, madre del menor fallecido, ayer se mostraba desconsolada y desconcertada por la pérdida de su único hijo.

Contó que hace dos semanas lo llevó con una fiebre muy alta al hospital Roberto Gilbert de la Junta, donde lo trataron por una gripe viral con paracetamol, pero el viernes empezó a convulsionar, por lo que decidió llevarlo al hospital Francisco de Ycaza Bustamante.

“Primero me dijeron que tenía neumonía y le estaban dando todos los medicamentos para neumonía, después resulta que estaba intoxicado porque le dimos mucho paracetamol y le habíamos dañado el hígado. Dos días antes morir me dijeron que era dengue hemorrágico, empezó a botar sangre”, comentó con incertidumbre la madre soltera de 36 años.

La abuela de Sebastián, Carmen Samaniego, comentó con preocupación que tiene otra nieta con dengue hemorrágico Belén Sisalima, de 5 años, en el hospital de Ycaza Bustamante. Ella vive en la misma casa del menor muerto.

La mujer está angustiada porque en el sector de La Prosperina donde habitan no hay alcantarillado pluvial, y desde que se inició el invierno recién el martes pasado, cuando sepultaban al niño, fueron a fumigar. “No fumigaron en nuestra casa porque no estábamos, me preocupa que cuando venga mi otra nieta, que estaba vomitando sangre, se vuelva a enfermar, o alguno de nosotros”.

Los vecinos del sector están alarmados, aseguran que hay dos menores más hospitalizados con síntomas de dengue. No obstante, la directora del Hospital del Niño, Patricia Parrales, dijo no estar autorizada para confirmar esta versión.

Según una inspección realizada por miembros del Servicio de Erradicación de la Malaria, la zona es un foco de infección latente. Varios recipientes con larvas fueron encontrados dentro de las viviendas.

El 15 de enero pasado murió Génesis Ramos, de 12 años, de dengue hemorrágico. Ella habitaba en Flor de Bastión.

En el país se registran, al momento, 2.200 casos de dengue clásico y 25 casos hemorrágicos (ahora llamados graves), según el último reporte.

Vance insistió en la necesidad de que la población colabore permanentemente para evitar la propagación del dengue. “En las casas y alrededores se deben limpiar los recipientes que puedan convertirse en criaderos del mosquito”.