Menor herida al caer en fosa del ascensor del Hospital Guayaquil

Quienes estaban ayer en el área de Consulta Externa del hospital Abel Gilbert Pontón (conocido como Guayaquil) vivieron momentos de incertidumbre.

Eran las 09:45, aproximadamente, cuando una adolescente de 16 años, que hacía prácticas estudiantiles en esa casa de salud, quedó atrapada al subir en uno de los ascensores y luego cayó en la fosa del ducto.

El accidente se produjo después de que la joven ingresara al ascensor en la planta baja. Varias personas aseguraron que el aparato estaba averiado y fuera de servicio, pero que no había ninguna señal de advertencia.

“De un lado estaba dañado, del otro lado bueno, pero no había una cinta para advertir el peligro. Después de que pasó todo, recién pusieron la cinta”, indicó Piedad Mejía, tras señalar que la gente comenzó a gritar cuando escucharon un estruendo.

Patricia Chilán Haz, otra testigo del hecho, dijo que los ascensores del hospital siempre presentan problemas. “Cuando nosotros nos subíamos al segundo piso, marcaba el tercero, y cuando ya íbamos a cerrar la puerta quedaba una abertura, entonces, al que estaba afuera nosotros teníamos que golpear y gritarle: ‘cierre, cierre hasta el último’, y de ahí subía hasta el cuarto o quinto piso”.

Chilán también criticó el servicio que prestan los elevadores. “Los ascensores hay que hacerlos arreglar”, indicó al recordar que hace quince días, cuando tenía un familiar enfermo, tuvo que movilizarse por las escaleras.

Sin problemas
Freddy Alfonso Durán, gerente del hospital Guayaquil, aseguró que el ascensor donde ocurrió el hecho estaba operando sin problemas y sostuvo que la tragedia fue producto de una falla industrial, o mecánica como la calificó el director provincial de Salud del Guayas, Carlos Paz.

“Lo estamos catalogando como un accidente industrial, sucedió una falla mecánica, el ascensor nunca se desprendió (...) Queremos dejar constancia que agotaremos y haremos todas las investigaciones necesarias; si se determina a través de los procesos algún grado de responsabilidad en algún funcionario, ese funcionario va a ser sancionado”, indicó Paz.

Alfonso Durán dijo que cuando la adolescente puso un pie en el ascensor “electrónicamente se da una orden mecánica al sistema de cableado del ascensor, y el ascensor comienza a subir sin haber completado su proceso interno electrónico totalmente autónomo de cualquier gestión personal y comienza a subir sin haber cerrado la puerta”.

Como la niña no ingresó completamente al elevador, indicó Durán, al caer esta se agarró del piso del mismo tratando de sostenerse “y su cuerpo se pone por debajo del piso de la caja del ascensor que continuaba con su subida, y gracias a Dios no la decapitó”.

Una mujer que estuvo en el ascensor y que prefirió no revelar su identidad, corroboró que el cuerpo de la menor “quedó para abajo y la cabeza quedó atrancada en el ascensor; eran dos porque otra chica que iba a salir la logra empujar hacia adentro, porque si no fueran dos (las víctimas)”.

Relató que en ese momento en el interior del ascensor iban cuatro personas, entre ellas la víctima, y que pese a que se dirigían hasta el tercer piso, solo llegaron al primero.

El gerente del hospital sostuvo que después de sufrir graves golpes en la cabeza, la menor cayó a la fosa del ducto desde una altura aproximada de un metro y ochenta centímetros.

Un guardia de seguridad de la casa de salud saltó al pozo, rescató a la menor y la llevó al área de emergencias.

Aseguró que los ascensores del hospital Guayaquil son modernos.

Estable

César Chávez, director del hospital Guayaquil, dijo que el estado de la paciente es estable y que estaban evaluando la posibilidad de intervenirla quirúrgicamente.

Diagnóstico

Informó que la paciente “tiene trauma craneoencefálico, tiene fractura en el temporal, doble fractura en el maxilar y una fractura dorsal”.