Estudios señalan que la aspirina puede evitar propagación de cáncer

BBCMUNDO.com
.- Científicos en Australia encontraron un mecanismo con el que, dicen, los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina, pueden reducir la propagación de las células cancerosas en el organismo.

Según los investigadores del Centro de Cáncer Peter MacCallum en Melbourne, estos medicamentos pueden clausurar las vías químicas que alimentan a los tumores.

Tal como explica la investigación, publicada en la revista 'Cell', el hallazgo abre la posibilidad de diseñar nuevas terapias para prevenir la propagación de la enfermedad.

Los investigadores descubrieron los "factores clave" que promueven el avance de las células cancerosas por el sistema linfático, que es esencial en el avance de los tumores por todo el organismo.

Y los fármacos como la aspirina pueden inhibir ese mecanismo, afirman los investigadores.

Inhibición de metástasis
Se sabía ya que los fármacos antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a inhibir la propagación de cáncer, pero hasta ahora se desconocía cómo.

Tal como explican los científicos de Melbourne los tumores secretan proteínas y compuestos, llamados factores de crecimiento, que permiten que los tumores se desarrollen.

También estimulan a los vasos linfáticos, que son los conductos de abastecimiento y transporte de los glóbulos blancos al organismo, para que se amplíen, lo que permite que el cáncer se propague a otros órganos, la llamada metástasis.

"Algunos tumores secretan factores de crecimiento que actúan en los vasos linfáticos para facilitar la metástasis" explica el profesor Steven Stacker, quien dirigió el estudio.

"Sin embargo, hasta ahora, los mecanismos que subyacen al tránsito de las células cancerosas por los vasos linfáticos y los nodos linfáticos hasta ahora era desconocidos", agrega.

En el nuevo estudio los científicos descubrieron que los fármacos AINE, pueden reducir el el ensanchamiento de los vasos linfáticos y reducir la capacidad de los tumores de invadir otras partes del organismo.

"Todo indica que hay un punto de control clave en estos vasos linfáticos el cual involucra una vía de proteínas que puede inhibirse con medicamentos como la aspirina" explica el científico a la BBC.

"Y esto es muy importante porque nos ofrece ahora la oportunidad de tratar de inhibir esas proteínas o inhibir el proceso, para reducir la dilatación de los vasos linfáticos y potencialmente reducir la propagación metastásica" agrega.

Los científicos esperan que el hallazgo conduzca a una nueva forma de tratamientos más avanzados para tratar los llamados tumores sólidos, como el de mama, pulmón y próstata.

Estudios en el pasado han mostrado que el consumo regular de dosis bajas de aspirina puede reducir el riesgo de infartos y enfermedad cerebrovascular.

Sin embargo no se recomienda esta estrategia para todos los pacientes porque uno de los efectos secundarios del uso regular de la aspirina es el riesgo de sufrir una hemorragia interna.