Nueva técnica devuelve la esperanza a papás y niños con labios leporinos

Carol Intriago mira y arrulla a su pequeño Joaquín Moreira, mientras esperan que el doctor los reciba. Ella está feliz porque, a su parecer, la malformación de labio leporino bilateral (separación en el labio superior) que tiene su hijo ha mejorado desde hace un mes que se le realiza un nuevo tratamiento.

"Vengo todas las semanas y poco a poco he visto cómo se le ha ido metiendo la encía que antes la tenía salida", señala.

Es que en el hospital León Becerra, pese a que recién el miércoles pasado se inauguró su centro integral de fisurados labiales, desde enero ya reciben atención y tratamiento aproximadamente once pequeños con defectos congénitos como paladar hendido (característico por una hendidura o apertura en el paladar superior) y labio leporino, entre ellos Joaquín, quien nació el 9 de diciembre.

En esta unidad se utiliza la técnica NAM (moldura nasoalveolar), creada por el ortodoncista craneofacial estadounidense Barry Grayson, quien está en el país para capacitar a los médicos de esta casa de salud.

Para implementar el método y tener un tratamiento efectivo es necesario colocar una prótesis en la boca -a manera de placa dental- entre los 15 días de nacido y los 3 meses de edad. Pues durante este tiempo las encías y cartílagos son moldeables, explica la coordinadora en el país de la fundación Global Smile, María Gracia Queirolo.

A este aparato removible se lo asegura con elásticos y cinta adhesiva, la cual debe ser cambiada una vez al día. Las citas con el especialista son semanales para ajustar el dispositivo.

Carol recuerda que durante los primeros días del tratamiento Joaquín no se acostumbraba a la prótesis; sin embargo, poco tiempo después se adaptó. "Le resultaba fastidioso y lloraba porque es algo extraño", dice.

Su función es reducir el tamaño de la hendidura, aproximar los labios y los segmentos alveolares (encías), mejorar la forma de la simetría de la nariz y reducir el número de cirugías que se necesitan para tratar estas malformaciones. En el caso del paladar hendido y labio leporino unilateral, el tratamiento dura tres meses; mientas que si es bilateral, dura unos seis.

Tras culminar con el método se realiza una cirugía. Las primeras intervenciones quirúrgicas y dentales gratuitas -aproximadamente 100- están programadas para el próximo mes, e intervendrá una misión de médicos estadounidenses.

Max Alfaro, de tres meses de edad, es uno de los pequeños que será operado en esa fecha. Jaime, su padre, asegura que desde hace un mes que el pequeño recibe tratamiento ha mostrado mejoras, aunque, según él, mínimas. Por ello tienen esperanzas en la cirugía.

"Apenas nació mi hijo lo llevamos a un hospital para que lo traten, pero nos dijeron que regresemos al año para operarlo y en otro solo me dijeron que le ponga un gorrito con elástico para que le haga presión en el labio", critica Alfaro.

Hospital León Becerra
Está ubicado en la av. Eloy Alfaro y Bolivia. Los números son 244-8313, 244-8955.

Fundación Global Smile
Se puede llamar al 288-2503.