Máquina abrió zanjas para evacuar agua en Monte Sinaí

El aguacero que soportó Guayaquil por tercera noche consecutiva tumbó la madrugada de ayer el puente de cañas que vecinos armaron el jueves pasado para ingresar a la coop. Realidad de Dios, asentada en una loma del sector de Monte Sinaí, en el noroeste de la ciudad.

Carlos Arcentales y otros motociclistas que hacen fletes desde allí hasta la vía principal de Monte Sinaí (un trayecto de doce cuadras), habían levantado el puente sobre un canal, pero la correntada de agua, producto de las lluvias, socavó las paredes de tierra. El canal ganó anchura y por eso cayó el endeble e improvisado viaducto.

Según Arcentales, personal de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) prometió la habilitación del paso, pero hasta las 15:30 de ayer no llegó maquinaria a iniciar los trabajos. Más bien, vecinos recolectaron $ 30 para pagarle a una máquina que movió los dos tubos de hormigón que permanecían enclavados en la tierra.

Pero en otras zonas de Monte Sinaí, sector rural que carece de alcantarillado, la SNGR laboró en la apertura de zanjas para desfogar el agua lluvia. Hubo maquinarias del organismo y dos proporcionadas por el Municipio de Guayaquil, que, a través de un comunicado, refirió que Monte Sinaí está bajo la competencia del Gobierno, pero que facilitaba las máquinas "por un sentido del deber moral y ético, y de solidaridad".

La vía pavimentada de ingreso al sector, construida por el Gobierno, evidencia daños.