Primer congreso islámico femenino nacional, este 17

Del 17 al 19 de este mes se desarrollará el primer congreso islámico femenino nacional, con el objetivo de integrar y conocer la situación de las musulmanas en Ecuador.

La actividad se efectuará en la mezquita Jesús, la primera instalada en Guayaquil desde hace siete meses por el centro islámico Al Hijra. Este templo, al que asisten cerca de 100 musulmanes ecuatorianos y de otras nacionalidades, se suma a los dos que hay en Quito, y al que está en la comunidad shuar Macuma en Macas, en donde se congregan unos 50 nativos convertidos a musulmanes.

Las musulmanas interesadas en participar en el congreso deberán enviar su nombre a la dirección electrónica: centroislamicoalhijra@casadeislam.com para recibir la invitación.

Sheij Ismael Albasri, presidente de la junta directiva del centro islámico Al Hijra mezquita Jesús, señaló que el objetivo es ofrecer a la comunidad musulmana en el país un sitio en el que se puedan reunir para sus prácticas religiosas.

Albasri visitó el país hace dos años por negocios. En esa época palpó que la presencia musulmana en la urbe era considerable (en la actualidad bordea las 200 personas), fue así que decidió instalar una mezquita un año después, tras su segunda venida al Ecuador. El templo, ubicado en Costanera 103 e Higueras (Urdesa central), es regentado por él y permanece abierto al público desde las 05:00 hasta las 21:30.

Ahí se ofrecen clases de árabe para leer y escribir, que duran dos meses. También se dictan clases diarias de temas islámicos de diferentes ramas del conocimiento a musulmanes latinos y no musulmanes.

Con la cabeza cubierta por un hiyab (velo), y el cuerpo tapado por una abaya (manto), Fátima Arias explicó que el islamismo se basa en cinco pilares: la declaración de fe, que se conoce como shahada, la oración (Salat), caridad obligatoria (zakat), el ayuno de ramadán (sawm) y la peregrinación a la Meca en Arabia Saudita, al menos una vez en la vida.

Víctor Brito, ecuatoriano de 32 años, era evangélico y adoptó el islamismo hace siete años, porque llenó sus expectativas sobre la relación del ser humano con Dios. Dijo que es difícil llevar el estilo de vida del islamismo en una ciudad en la que no se conoce mucho del tema, sin embargo, la fe en Allaha (como llaman a Dios), que, según el islam es uno solo e incomparable, vence cualquier dificultad.