Control del SRI por respaldo de gastos


QUITO.- Rómulo Armendáriz, 40 años, se llevó un susto cuando la semana anterior recibió una llamada del Servicio de Rentas Internas (SRI) indicándole que se acerque personalmente a las oficinas para que presente todos los respaldos necesarios sobre sus gastos personales del 2011.

Armendáriz, quien había tenido ingresos por $ 40.000 el año pasado, había deducido casi 20.000 por gastos personales. Sin embargo, esa cantidad estaba por sobre los $ 11.973 permitidos para el 2011, por las normativas del SRI.

La regla dice que la deducción no podrá superar el 50% del total de sus ingresos anuales, pero con un tope máximo de acuerdo con el año.

Adicionalmente, Armendáriz no contaba con las facturas que respaldaran esos gastos.

Marcelo León, director de la Regional Norte del SRI, explicó que esta persona se expone a que se le cobre el impuesto que dejó de pagar, además de los intereses que corresponden y una multa del 20%. Esto, si es que en la investigación no se encuentra un carácter doloso. Si es que sí lo hubiera, es decir intención de defraudar al fisco, se puede convertir en un tema penal.

En estos días, los empleados con relación de dependencia deben realizar una proyección de gastos deducibles para el 2012. Para que no cometan errores que luego deban ser enmendados con multa, deben recordar varios aspectos.

León explicó que quienes tengan ingresos superiores a la base imponible establecida para el 2012 que es de $ 9.720 o que perciban ingresos mensuales desde $ 810 en adelante, deberán presentar la proyección de sus gastos personales mediante el formulario GP-2012.

Este año la deducción puede ser del 50% de los ingresos, siempre y cuando no supere los $ 12.636; siempre se escogerá el monto menor.

También recordó que es necesario respaldar los gastos personales con los respectivos comprobantes de venta. Estos pueden estar a nombre del contribuyente, su cónyuge o conviviente, sus hijos menores de edad o con discapacidad que no perciban ingresos gravados, y que dependan directamente del contribuyente.

En cuanto a los límites de deducción, se puede este año deducir hasta $ 3.159 por cada rubro: vivienda, alimentación, vestido y educación. En el caso del rubro salud se puede deducir el 100% de lo permitido, es decir los $ 12.636.