280 casos de dengue en 23 días

Los casos de dengue y paludismo se incrementan en la Costa a medida que transcurre el invierno y con él se registran fuertes precipitaciones que causan desbordamiento de ríos y provocan el represamiento de aguas que luego se convierten en criaderos de mosquitos transmisores de esas enfermedades.

En total, desde el 1 de enero son 280 casos de dengue, incluidos los graves que antes se conocían como hemorrágico, en Guayas (103), Manabí (79), Los Ríos (69), El Oro (29), y Esmeraldas (12). Además se reportan 6 de paludismo en Esmeraldas (4) y Los Ríos (2).

En Guayas, por dengue grave murió Génesis Ramos, de 12 años de edad.

Los últimos aumentos de dengue, con cifras que casi se duplican en relación con las de la semana anterior, se registraron en Manabí y Los Ríos.

Hasta la semana pasada en Manabí se reportaron 50 personas con la enfermedad y ayer la cifra aumentó a 79, de ellas, 3 padecen el dengue de tipo grave. Mientras, en Los Ríos los casos subieron de 39 a 69 de tipo clásico, además hay otros 2 de paludismo.

En Esmeraldas, el Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria (SNEM) también registró ayer los 12 primeros casos de dengue clásico y 4 de paludismo. Según los últimos datos proporcionados por autoridades de salud, en Guayas la cifra se mantiene en 103 casos de dengue, de ellos 3 son graves; mientras que en El Oro hay 29 clásicos.

De las 76 personas con dengue clásico en Manabí, 37 fueron diagnosticadas en Portoviejo y otras en las ciudades de Manta, Chone y Jipijapa. Mientras, en el hospital Verdi Cevallos de la capital manabita, hasta ayer seguía internada una persona (se desconoce sexo) con síntomas de dengue grave. Con ella, son 3 los casos graves en la provincia, 2 en Portoviejo y 1 en Chone.

Ayer, personal del Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria fumigó varios sectores de la ciudadela San Alejo de Portoviejo, de donde se aseguró era originaria la última persona con dengue grave.

En Esmeraldas, brigadistas de esta entidad iniciaron ayer una campaña de fumigación en los sectores donde se han detectado los casos, especialmente en el sur y centro de la urbe.

Hugo Cevallos, epidemiólogo del SNEM, señaló que la entidad no tiene personal necesario para enfrentar una nueva emergencia por dengue, por lo que se colocan puestos en los cantones Muisne y Quinindé para prevenir la enfermedad.