Pese a emergencia, casa de salud sigue con problemas

Un sistema eléctrico y de tuberías a punto de colapsar, filtraciones de agua en las paredes, falta de personal y de equipamiento, entre otros problemas, matizan al hospital Gustavo Domínguez de Santo Domingo, lo que motivó a que su director, Mauro Falconí, “autodeclarara” el viernes pasado la emergencia en esa casa de salud.

Para atender estas necesidades, Falconí solicitó al Ministerio de Salud Pública (MSP) el desembolso de $ 5 millones.

Para evitar que la lluvia siga ingresando al hospital, los empleados colocaron plásticos para cubrir los ductos de ventilación que se ubican en la terraza de la casa de salud.

Estas filtraciones llegaron a dos de los cuatro quirófanos y al área de Neonatología (recién inaugurada), por ello algunas operaciones están restringidas y varios pacientes deben esperar un cronograma para ser intervenidos, ya que solo dos quirófanos prestan atención.

En el área de Neonatología se debió reubicar a parte de los recién nacidos a otro espacio. “Con las lluvias empezaron a venir las goteras, cuando entregaron la obra no se fijaron si había filtraciones en el techo”, indica una enfermera del área.

La infraestructura del hospital data de hace 40 años, y en ese lapso no se han hecho trabajos de mantenimiento para el sistema eléctrico, tuberías ni saneamiento de paredes para evitar que la humedad se filtre.

El déficit de médicos especialistas y enfermeras genera que no se pueda atender adecuadamente a los pacientes que llegan de varias provincias. Al menos hacen falta 50 enfermeras y 9 especialistas.

A esto se une el hacinamiento de pacientes que existe en el área de Emergencia, que quedó pequeña para la atención, por ello se pidieron recursos para culminar la ampliación (obra abandonada desde hace más de dos años). Falconí explica que la autodeclaratoria de emergencia se pidió al Ministerio después de haber realizado una evaluación interna de la real situación que atraviesa el hospital. “Yo no podía ser irresponsable al quedarme de brazos cruzados y no demostrar lo que ocurre aquí”, señala.

De los $ 5 millones solicitados, $ 2 millones ya han sido entregados, según el funcionario. Con este dinero se pretende dar prioridad a que se culmine la ampliación del área de Emergencia y atender los problemas de humedad. Cuando el año pasado fue declarado en emergencia el Gustavo Domínguez (a raíz de la publicación de fotografías de neonatos hacinados en cartones y tinas de plástico) el monto que se recibió fue de $ 800 mil, que según las autoridades provinciales, no fueron suficientes.

Apuntes: Para mejorar atención
Compra de clínica
Desde la última semana de diciembre, la clínica privada Santiago, en Santo Domingo, pasó a ser un bien público tras una compra que realizó el Ministerio de Salud por $ 5 millones. Patricio Reyes, director provincial de Salud, entregó un informe para utilizar este inmueble como hospital materno-infantil.


Lea mañana

Situación en el hosp. Delfina Torres de Esmeraldas.