Una alianza pública y privada para industrializar y exportar camote

MARLÉN BERNAL MUÑOZ
JIPIJAPA, MANABÍ.- El camote, un cultivo aún desconocido en Ecuador, pese a su alto contenido nutricional, está siendo investigado y promocionado por organismos privados, públicos e internacionales como una nueva alternativa de siembra y alimentación.

Gloria Cobeña, técnica del área de camote y yuca del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Iniap), en Portoviejo, explicó que con el apoyo del Centro Internacional de la Papa de Perú (CIP) y la Universidad Estatal del Sur de Manabí realizan pruebas en el Oriente, Loja, Manabí y Azuay para conocer cuáles son las variedades que más se adaptan a cada región y entregarlas a los agricultores.

El camote, explica la investigadora, es un cultivo de producción limpia, de alto contenido en vitaminas, que con buenas plantas puede llegar a rendimientos de 300 a 600 quintales por hectárea.

Su ciclo productivo es de, aproximadamente, tres a cuatro meses, no necesita mucho riego ni mayores labores agrícolas, siendo su única necesidad tener un suelo adecuado y luz para poder almacenar carbohidratos, explicó Cobeña.

"El consumo per cápita en el país es muy bajo, apenas 2 kilos, mientras que hay países que su consumo es de 25 kilos por persona al año", recalcó la técnica. Argumentó que actualmente en Ecuador tan solo 1.070 hectáreas están sembradas con este tubérculo.

La idea actual, explicó Cobeña, es lograr que en poco tiempo se siembren 40 hectáreas más con las cinco variedades ya probadas, para industrializarlo y que el producto se pueda incluir en los desayunos escolares, además de exportarlo en diferentes presentaciones.

Aunque se realizan los trabajos con el CIP, algunas universidades y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la investigadora espera que pueda continuar el proyecto, ya que depende de que se asignen los recursos por parte del Estado para continuar los trabajos.

Dionicio Chóez, agricultor de Canta Gallo en Manabí, quien ha asistido a las reuniones organizadas por el Iniap, en la promoción del cultivo, explicó que inició las siembras por su propia cuenta, sin ninguna tecnología, y confirmó todas las bondades del producto. Al comienzo, sin mucha inversión, logró cosechar 70 quintales en tan solo 6 hileras sembradas.

En la actualidad el saco de 120 libras lo vende en el mercado de Jipijapa a $ 13, con esto logra mayores resultados que la sandía, cultivo que sustituyó por el camote.

Lo único que espera es que el fruto de todas las reuniones y promesas oficiales no se queden en los salones de reuniones, como gran parte de los proyectos agropecuarios, que no se hacen realidad en el campo.

INDUSTRIALIZACIÓN

Roberto Moncayo, presidente de la empresa Prodalec, quien ha participado en las reuniones de los productores de camote, indicó que su empresa, que exporta chifles y también los incluye en el desayuno escolar, tiene una capacidad de procesamiento de 4 toneladas diarias, de las cuales están sin utilizar 2,5, que pueden dedicarse a la producción de chifles, harina y otros procesados del camote.

Ante esta necesidad, el empresario firmará un convenio con productores de Manabí, ofreciéndoles comprar toda su cosecha de camote en la finca.

El valor pagado será el acordado con los agricultores, pero Moncayo en la actualidad adquiere a $ 10 la saca de 110 libras en finca con pago inmediato.

Bayron Izquierdo, coordinador regional del Pacífico del Ministerio de Industrias y Productividad, indicó que con este proyecto el Ministerio pretende fortalecer la asociatividad agroindustrial y mejorar la cadena de valor entre el productor y la industria para incrementar no solo los niveles de producción agrícola, sino aumentar la industrial para la exportación de este alimento, por lo que se firmará un convenio en busca de un mercado seguro y de confinza.

Camote en la salud

Alberto Ahrens, graduado en Nuevo México en Medicina Oriental y especializado en Medicina Naturista, quien ha hecho algunas investigaciones en camote, lo cataloga como la fruta del rejuvenecimiento.

Según su informe, estudios han demostrado que las personas que consumen gran cantidad de ácido hialurónico viven más que aquellas que no lo hacen, elemento que contiene el camote naturalmente. Argumenta que la causa de las arrugas es la falta de este ácido, que se produce naturalmente en la piel y ayuda a retener la humedad y conservar sanos los tejidos de muchos órganos.

Agrega que el camote es una raíz con mucho potencial nutritivo y medicinal, debido a la gran presencia en él de vitaminas, proteínas minerales, buen contenido de hierro, almidón, sodio, ácido fólico y vitaminas C y A, entre otras.

En su concepto, es uno de los alimentos más completos.

Más datos

¿Por qué cultivarlo?

Países que lo requieren

Canadá, Francia, Inglaterra y Holanda son grandes consumidores de camote. En Cuba es considerado un cultivo de primera necesidad. Perú también es buen productor.

Alimento

El camote es el alimento más completo; el tubérculo no solo se lo utiliza en la alimentación humana y animal, sino también las hojas en la salud.

Costos

El costo de producción inicial contando toda la infraestructura es de $ 2.000 por hectárea; si ya se cuenta con tierra y mecanización, es de $ 700 a $ 1.000.