En cdla. Martha de Roldós se abrió un centro para mujeres maltratadas

Las mujeres que han sido víctimas de violencia física, psicológica y sexual reciben atención médica, psicológica y asesoramiento legal en la sala de primera acogida Paola Guzmán Albarracín, que fue inaugurada oficialmente el viernes pasado en el centro de salud materno infantil Martha de Roldós, en la ciudadela del mismo nombre.

Según Alexandra Matamoros, directora del centro, la nueva área recibió el nombre de una menor de edad (16 años), que en el 2002 se suicidó tras sufrir abuso sexual durante 4 años por parte de una autoridad del colegio Martínez Serrano.

En esta sala, abierta al público de 08:00 a 16:30, atiende un médico y una psicóloga en consultas de 45 minutos.

A más de la revisión física, la mujer recibe tratamiento psicológico -que depende de la afectación que presente-, asesoría sobre en qué comisaría debe denunciar y qué documentos necesita para pedir protección en contra del agresor, explicó Ena Chang, doctora del centro que brinda atención desde octubre pasado. Agregó que en ese mes se receptaron 35 casos de violencia intrafamiliar y en lo que va de noviembre se han reportado 20 nuevos casos; que están recibiendo tratamiento una o dos veces por semana.

Según Tatiana Ortiz, directora del Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), cuatro de cada diez adolescentes son víctimas de violencia o conocen de esta realidad en el país.

En cada comisaría, de las cinco que hay en la ciudad, se reportan 50 denuncias a diario y solicitan medidas de amparo. De esa cifra, entre el 20% y 30% abandonan el proceso y no regresan a las audiencias que se programan, informó Ángela Naranjo, secretaria de la Comisaría Cuarta de la Mujer, ubicada en la Gobernación.

Los factores son diversos -comentó Naranjo-: como el temor al agresor, el qué va a decir la familia, dejar a sus hijos sin su padre, entre otros.

Para los agresores existen multas de $ 7 a $ 28 y de 2 a 30 días de reclusión, señaló la funcionaria, quien agregó que es necesario que apliquen políticas de rehabilitación de los agresores, aunque a pesar de que consta dentro del plan de erradicación de la violencia, no existe en la práctica porque no hay la infraestructura necesaria, aseguró Naranjo. Lo que sí se da es terapia familiar.

"Este año va un promedio de 8.200 denuncias de maltrato y violencia contra la mujer, mientras que el año pasado era un 20% menor, lo que significa que las mujeres están tomando conciencia de denunciar", agregó.

El Departamento de Violencia Intrafamiliar de la Policía recepta denuncias al teléfono 230-6665.