Prevención del paludismo se trató en SNEM

Encerradas en unos frascos de vidrio con agua y moviéndose desde la superficie hasta el fondo de los envases se podían observar a decenas de larvas y pupas, que en los próximos días se convertirían en mosquitos.

Esta muestra sorprendió a los estudiantes del primero de bachillerato del colegio de Las Américas, quienes visitaron ayer la casa abierta del Servicio Nacional de Enfermedades Transmitidas por Vectores Artrópodos (SNEM), por el Día Mundial de la Lucha contra el Paludismo.

Esta enfermedad es producida por un parásito y se la transmite a través de la picadura del mosquito hembra anofeles. "Se aloja en el hígado, se alimenta de los glóbulos rojos y si no se trata a tiempo podría causar anemia, embolia cerebral y hasta la muerte", indicó Belinda Palacios, supervisora del laboratorio del SNEM.

Tras seis días de incubación empieza la aparición de los síntomas como fiebre, escalofríos, dolor de huesos y de cabeza, ictericia y decaimiento.

Para diagnosticar el paludismo -que puede ser de cuatro tipos, pero en el país se reportan dos: vivax y falciparum- se debe realizar una prueba microscópica con una gota de sangre del dedo índice del paciente. En 30 minutos se da el resultado.

Dependiendo del tipo de paludismo, edad y peso se da el tratamiento médico, explicó Palacios, quien informó que entre 15 y 20 personas se realizan la prueba diariamente y en Infectología alrededor de 150.

En lo que va del año, en la provincia del Guayas se han reportado y controlado 74 casos de paludismo y 864 en el país.

En la casa abierta, además, se mostraron los diferentes equipos de fumigación que tiene el SNEM.