Incidentes en estadio por derrota del Aucas

El equipo Gualaceo prácticamente sepultó ayer las posibilidades de Aucas de ascender a la serie B para el 2012 al vencerlo 2-1 en el estadio de Chillogallo, por la quinta fecha del hexagonal final de la segunda división.

La derrota desencadenó incidentes protagonizados por un grupo de seguidores del cuadro indio, porque este quedaría condenado a permanecer una temporada más en segunda categoría.

Cuando faltaban 86 minutos para la finalización del encuentro se produjo el lanzamiento de objetos a la cancha y varios aficionados auquistas ingresaron al terreno para intentar agredir a los jugadores locales y al técnico Alfredo Encalada.

Miembros de la Policía Nacional contuvieron a los seguidores de Aucas y se pudo reanudar el partido, pero no le bastó a los capitalinos para tratar de empatar.

Además, Patricio Avilés fue expulsado, lo que hizo más difícil la posibilidad auquista de evitar la pérdida.

Al final, con la caída de los dueños de casa confirmada, los uniformados tuvieron que actuar nuevamente para frenar a los hinchas, que buscaban a los jugadores y entrenador y amenazaron a varios periodistas que cubrieron el compromiso.

Los quiteños se quedaron con 6 unidades en su grupo, lejos del líder Juventud Minera, que tiene 12. De cada llave de los hexagonales sube uno a la serie B.

El primer tiempo entre Aucas y Gualaceo acabó empatado sin anotaciones, pero en la reanudación del partido, Patricio Minda puso arriba a los visitantes. Aumentó la cuenta a los 57 minutos Jaime Vélez.

Penalti fallado
Avilés descontó para el Aucas, que pudo evitar la derrota en su escenario, pero en el minuto 80 Gustavo Potro Figueroa falló un penalti. Seis minutos después comenzaron los incidentes en la llamada Caldera del Sur.