Más notificaciones

Esmeraldas
A hospital volvieron ‘renuncias’ para trece funcionarios más
Otros trece funcionarios fueron notificados ayer en la Dirección Provincial de Salud que estaban fuera de sus cargos. Decenas de policías y el director de Salud acudieron por segunda ocasión al hospital Delfina Torres de Concha en la mañana.

María Rosa Gutiérrez, de 46 años de edad, y 19 de labores en el hospital, tenía en sus manos las historias clínicas de varios pacientes cuando le dijeron que ya no trabajaba ahí.

Otro de los sorprendidos fue Celio Vera, quien no entiende por qué se lo notificó pese a que nunca ha tenido llamados de atención. Entre los despedidos había ocho enfermeras y dos médicos pediatras. Uno de los notificados sufrió un desmayo porque se le bajó la presión.

No se permitió el acceso de la prensa y decenas de policías acordonaron el lugar.

Para la tarde se tenía previsto que la Policía y delegados del Ministerio de Relaciones Laborales llegaran a la Refinería de Esmeraldas también a notificar a trabajadores.

Azuay
Trabajadores anuncian marchas de protesta después del feriado
Tres obreros del hospital regional Vicente Corral Moscoso fueron notificados ayer de sus salidas. Se suman a las 25 notificaciones del viernes pasado a empleados de esa casa de salud y la Dirección Provincial.

Además, fueron notificados cuatro empleados del Banco de Fomento. “También esperamos información sobre notificaciones a empleados de educación y judiciales, y según sabemos un nuevo grupo será despedido luego del feriado”, dijo Wilson Albarracín, de la Unión General de Trabajadores, del Azuay.

Por ello se realizó una asamblea general. Habrá marchas luego del feriado y se pedirá a la Comisión de Derechos Laborales de la Asamblea que comparezca el ministro de lo Laboral, para exigirle detener la política de despidos.

Con otras agrupaciones alistan una demanda internacional, porque “a pesar de que la redacción gramatical en las notificaciones se habla de compra de renuncias, en la realidad se trata de despidos intempestivos”.

Manabí
Pacientes llegaban a hospital pero no encontraron médicos
Cristian Freire deambulaba ayer en los pasillos del hospital Verdi Cevallos, de Portoviejo, con un equipo de toracocentesis (para drenar líquido de la cavidad pulmonar), buscando solución y, sobre todo, un médico especialista en cirugía torácica que lo evaluara.

Hace nueve días recibió dos balazos y el pasado domingo 23 de octubre fue operado por el galeno Luis Quiroz. Pero Quiroz fue uno de los 53 profesionales que hasta ayer fueron notificados con una acción de personal que les indicaba que debían dejar su cargo obligatoriamente.

Mientras Rosa Marzumillaga, una de las cinco enfermeras despedidas, aduce que fue retirada de sus funciones del área de neonatología según el decreto 813, que determina la compra de renuncia con indemnización.

Marzumillaga ayer se agrupaba con otros profesionales como Juan Fernández Flores de Valgas, para preparar su defensa de lo que ellos argumentan ha sido un despido intempestivo.