That Kelso Show

La nueva temporada de Two and a Half Men comienza bien. Los escritores manejaron con risas la repentina partida de Charlie Sheen y de su personaje Charlie Harper, y en los primeros minutos se podría pensar que el programa iba por buen camino. Todo cambia en el preciso instante en el que Ashton Kutcher aparece dramáticamente en escena.

Kutcher es buen actor cómico, maneja bien sus tiempos, entonaciones y movimientos al interpretar comedia física, lamentablemente este se repite, haciendo el mismo papel realizado en su primer éxito televisivo, That 70's Show.

Su personaje en esa serie, Michael Kelso, ahora aparece sin ropa setentera junto a Jon Cryer, una dupla con cierta química, por momentos exagerada y desproporcionada para tapar el hueco dejado por Sheen.

Se nota una desesperación al mantener sus guiones plagados de referencias sexuales y de las aventuras de mujeriegos, a las que nos acostumbró Charlie Harper.

Pero mas allá de la aparición de Kutcher, el mayor problema de esta nueva temporada es que no debió haber existido desde un comienzo.

El último episodio con la presencia de Sheen pudo haber servido como un final fugaz, pero que permitía una despedida digna y rápida, en vez de este aparente ocaso prolongado de un programa cuya premisa se perdió en el momento en que al pequeño Jake le comenzaron a patear las hormonas.

Estreno: Two and a Half Men, miércoles 9 de noviembre, a las 20:00.