Se prevé normalizar atención en unidad de diálisis del IESS

El 7 de septiembre, la Unidad de Diálisis del IESS, ubicada en la siguiente cuadra del hospital Teodoro Maldonado Carbo, inició su atención con 16 días de atraso, ya que su apertura estaba prevista para el 22 de agosto. Esto pese a que fue inaugurada el 2 de agosto.

El retraso se debió, según la directora del centro, Nelly Jiménez, porque se realizaban las pruebas con los equipos.

"Estábamos haciendo las pruebas correspondientes para comprobar que las plantas de tratamiento de agua estén funcionando adecuadamente para recibir los pacientes", señaló Jiménez.

La funcionaria informó que actualmente se atiende a 80 pacientes, de los 300 que se deberían cubrir a la semana con las 50 máquinas para este tratamiento.

"Estamos incrementando. No llegamos a la totalidad, pero ya estamos en eso. Desde la próxima semana se incluye el tercer turno que se espera cubrir la totalidad", dijo.

Agregó que atienden en el centro de acuerdo al número de pacientes que les envía el hospital regional y que ahora tienen diez pacientes que se sumarían esta semana, al igual que el personal médico para el tercer turno. Cada turno cubre cuatro horas, de 06:00 a 10:00 y de 11:00 a 16:00, tiempo que dura el tratamiento de diálisis.

El tratamiento se practica al paciente tres días a la semana, que pueden ser lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y sábado. Además se les da la consulta con el nefrólogo y se les envían las recetas de las medicinas, las cuales deben retirar en el hospital Teodoro Maldonado Carbo.

Entre los 19 pacientes que se atendieron en el primer turno, el jueves pasado, estaba Rafael Borja, de 52 años.

Sentado en un sillón-cama, Borja, que se dedica a la agricultura, afirmó sentirse cómodo mientras le realizan el tratamiento. Él viene de Palenque, provincia de Los Ríos, la noche anterior de cada cita y se queda a dormir donde un pariente.

"Seis de los siete días paso viajando, pero es un sacrificio que hago por mi salud", expresó Borja, quien padece de insuficiencia renal desde hace más de seis años.

Cuando se llegue al total de las atenciones se cubrirá al 30% de la población que padece de esta enfermedad.

En este centro no se realiza diálisis peritoneal ni se atiende a pacientes con VIH, porque por sus patologías podrían tener complicaciones y necesitan estar cerca de un área de emergencia. Estos afiliados seguirán atendiéndose en el hospital.