Apoyo de médicos, clave contra el sarampión en UE

REUTERS
Londres, Inglaterra.-
Con casi 30.000 casos de sarampión y ocho muertes por la enfermedad registradas en lo que va de año en la Unión Europea, un alto funcionario de salud insta a los médicos a hacer más por asegurarse que los padres vacunen a sus hijos.

El apoyo de los médicos a la vacuna contra sarampión, paperas y rubeola es vital si Europa quiere detener los brotes de sarampión y tener la oportunidad de vencer a esta enfermedad muy contagiosa, dijo el director del Centro europeo de la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés), Marc Sprenger.

Es crucial que los pediatras y médicos de familia ofrezcan información equilibrada y basada en pruebas para ayudar a los padres a decidir sobre las vacunas, señaló.

Pero Sprenger está preocupado porque una gran parte de ellos no lo está haciendo, lo que complica alcanzar la tasa de vacunación de al menos el 95 por ciento necesaria para ganar la batalla contra el sarampión.

"Las buenas noticias son que los padres confían en los médicos, pero los médicos deben ser un poco más conscientes de que pueden utilizar esa posición para convencer a los padres de que vacunen a sus hijos" explicó en una entrevista telefónica desde la sede en Estocolmo del ECDC, que supervisa esta enfermedad en Europa.

"La vacuna es extremadamente efectiva, pero es importante que consigamos una vacunación de al menos el 95 por ciento (porque) este virus es muy contagioso", señaló.

Todos los países europeos se comprometieron con la meta de eliminar el sarampión y la rubeola para 2010, algo que no han logrado y que ahora se ha trasladado a 2015. Pero los últimos datos indican que la tendencia avanza en dirección equivocada.

Francia, España, Alemania y Suiza han experimentado grandes brotes de sarampión este año, con miles de casos registrados.

Las cifras hasta agosto muestran que se registraron más de 28.000 casos de sarampión en todo el bloque.

Según el ECDC, alrededor de un tercio de estos casos requirió hospitalización, y en los primeros seis meses del año el sarampión fue responsable de ocho muertes y 22 casos de una complicación grave llamada encefalitis aguda.

Las cifras de inmunización de la vacuna triple vírica cayeron en picado después del 1998, cuando la revista médica The Lancet publicó un estudio de Andrew Wakefield, un médico británico ahora caído en desgracia que según creen los investigadores falsificó datos que relacionaban la vacuna con el autismo y los desórdenes intestinales.

Desde entonces el estudio ha sido rechazado por fallas graves, The Lancet ha retirado el artículo y Wakefield ha sido eliminado del colegio de médicos en Reino Unido.

El sarampión es una enfermedad viral que afecta sobre todo a los niños. Entre sus síntomas están fiebre, tos, mucosidad, ojos rojos y sarpullido. Las muertes en todo el mundo por sarampión han caído un 78 por ciento entre 2000 y 2008.

Pero la negativa de los padres a vacunar a sus hijos por miedo a los lazos con el autismo ha causado un alza en los casos de sarampión en Estadso Unidos y Europa en los últimos años. Los expertos advierten que las muertes podrían seguir aumentando si la complacencia o la desinformación permiten que los esfuerzos de inmunización pierdan fuerza.

Sprenger señaló que las tasas de cobertura de la triple vírica en toda la región están ahora en torno al 90 por ciento, dejando desprotegidos a grupos significativos como niños o adultos jóvenes.