Sarampión rompe controles y llega a zona urbana de Ambato

Wilson Pinto
AMBATO.- El brote de sarampión de tipo africano que se reporta en un sector rural de Ambato (Tungurahua) rompió los controles epidemiológicos y llegó a la zona urbana de esta ciudad.

La epidemia, que se detectó hace cerca de un mes en la comunidad Illahua Chico, de la parroquia rural Quisapincha, deja diez casos confirmados, entre ellos ocho niños y dos adultos de 24 y de 31 años, según el director de Salud de Tungurahua, Enrique Lana.

Mientras, el director del Hospital Docente Ambato (HDA), Franklin Escobar, mencionó que de los 45 pacientes internados en pediatría, aislada para los contagiados o sospechosos de haber adquirido el sarampión de tipo africano, el 95% proviene de Quisapincha, el resto de la parroquia rural Martínez y uno sería de la ciudad.

No obstante, en esa casa de salud, Amparito N. y Paola N. dijeron que llegaron con sus dos hijos que tenían todos los síntomas de la enfermedad (fiebre, tos, diarrea, vómito y dolor de estómago), desde Huachi El Progreso, zona urbana del sur de Ambato y del barrio Obrero, en el centro de esta urbe.

El director del HDA también mencionó que según el protocolo que hay para la epidemia, los pacientes (no confirmó el número) que estuvieron internados siete días y no presentaron complicaciones recibieron el alta, pero advirtió que habrá más casos.

Por esa razón de "muy preocupante lo que pasa en Tungurahua" calificó la asambleísta de esta provincia, Betty Carrillo (AP). Dijo que existe una población altamente infectada en Illahua Chico y que por los temas de salubridad la situación podría complicarse más, por lo que planteó que se decrete la emergencia "para contar con los medios humanos, tecnológicos y económicos necesarios para hacer que esto (el brote), que en este momento al parecer no es muy grave, y que en realidad es gravísimo, no se expanda más".

Desde ayer las brigadas del área 1 comenzaron a recorrer sectores urbanos de Ambato con la disposición de suministrar la dosis contra el sarampión clásico que se presenta en el país, a niños de 6 meses a 5 años de edad, que son más vulnerables de contagio.

Carrillo aseguró que el cerco epidemiológico que se ha puesto no ha funcionado, "si en un día tuvimos siete enfermos, después de cinco días 33 y después de dos días, de los 33 tenemos 45, se ve que las medidas que se están tomando, sí son importantes, pero no son suficientes".

Señaló que el brote de sarampión no solo se ha presentado en Illahua Chico o Quisapincha, sino que también hay sospechosos en las parroquias rurales Pasa y Atahualpa, por lo que insistirá en la emergencia para evitar que la enfermedad se propague. "Si es necesario hablar con el presidente de la República (Rafael Correa) para que se tomen medidas a favor de Tungurahua, lo haremos".

Por su parte, el gobernador de Tungurahua, Alexis Sánchez, mostró su preocupación por el aumento del número de casos sospechosos.

Agregó que las características del virus son especiales al haber sido traído por turistas extranjeros y que por esa razón no se puede saber qué tan efectivas sean las vacunas, pero que en este caso de emergencia se debe actuar con lo que se tiene.

Dijo que se amplía la cobertura de la campaña de vacunación y advirtió que el área de pediatría del HDA destinada para el aislamiento y cuarentena de los sospechosos, puede resultar pequeña, por lo que si es necesario se utilizará un área del Hospital del Seguro Social.