'Si me vuelve a empujar la mando detenida': Correa


QUITO.- Incómodos momentos vivió ayer el presidente Rafael Correa durante una visita programada que realizó al hospital Eugenio Espejo de Quito, para verificar los avances en estructura y atención al usuario tras la declaratoria de emergencia en el área de Salud.

A las 07:30 arribó el mandatario al hospital, recorrió áreas como la de terapia intensiva, emergencias, consulta externa, salas de espera, estructuras abandonadas, y hasta el antiguo hospital Eugenio Espejo, hoy Centro de Convenciones, que fue lo que más le molestó.

Cuando llegó al noveno piso, Manuel Robles, jefe del área de Cirugía de ese hospital, efusivo denunciaba que este espacio se había utilizado diez años como bodega, cuando podía servir para instalar 34 camas y mejorar la atención a los pacientes. Correa se indignó, pero exculpó al ministro de Salud, David Chiriboga, de estos inconvenientes.

"¡Imagínense!, tener un Ferrari para remolcar un caballo. Esto es la falta de visión, no del ministro, no del Ministerio, no del Gobierno; esto lleva 20 años así", decía el mandatario a periodistas; aunque reconoció que, "por un lado nos piden más plata para construir más hospitales porque se necesitan más camas, pero los hospitales están subutilizados".

Robles en voz alta decía, sin temor a que esto le cueste su despido, que las autoridades se enteraron el jueves anterior que "usted venía y ahí empezaron a arreglar esta bodega". Todo esto mientras los ministros Chiriboga, Janeth Sánchez, de Coordinación Social, y el gerente del hospital, Víctor Hugo Sevilla, escuchaban en silencio.

Correa caminó hacia una reunión en el octavo piso seguido por decenas de periodistas, personal de seguridad, enfermeras y usuarios del hospital, que en medio de gritos y empujones, reclamaban la falta de medicinas y atención en cirugías.

En ese trayecto, la ciudadana Rosa Guadalupe, quien tenía a su madre ya un mes esperando una cirugía, sacó de quicio al mandatario, porque en su intento por denunciar una "mala atención" en ese centro de salud se batió a empujones con el personal de seguridad de Correa, y este enseguida le gritó: "¡No me empuje, usted está hablando con el presidente de la República; si me vuelve a empujar la mando detenida!".

Guadalupe respondió que "la actitud del presidente es pésima, porque debe escuchar a las personas; solo cuando quieren el voto se acercan y atienden a la gente".

En el recorrido por el área de Terapia Intensiva, Correa volvió a molestarse porque en una de las habitaciones donde se encuentra Édison Cocíos, estudiante del Instituto Mejía, herido en las manifestaciones de hace dos semanas, la puerta de ingreso tenía un candado para sostenerla en su lugar.

"Sin hablar del edificio original (antes hospital Espejo), ahora han hecho biblioteca, museo, y la gente tiene que dormir en las calles, porque no hay espacio", reclamó el jefe de Estado, ironizando que si pudiera demandaría al constructor de "este monstruo por tapar un edificio tan bello". "¿Que el edificio del Eugenio Espejo es patrimonio? Tenemos que optimizar los espacios que ya tenemos. Esto es falta de corazón, que esta visita sirva de un estudio de casos para que mejoren las cosas".

En medio de los tumultos un médico dijo que los salarios no mejoran, Correa respondió que revisarían el tema. David Chiriboga, en cambio, afirmó que "justo mañana (hoy)", iban a analizarlo.

Al final, Correa anunció que pedirá explicaciones al jefe de Mantenimiento de esa casa de salud por la mala atención a los usuarios y ordenó contratar cien expertos nacionales e internacionales para que capaciten en administración de hospitales.

Textuales: Recorrido por Hospital
Israel Changot
usuario del Hospital
"Aquí no hay insumos para una cirugía del corazón, nos mandan a comprar todo, total, $ 1.500. Eso nos ayudará a solventar, pues no tenemos recursos y venimos desde Ambato".

Rafael Correa
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
"Hay un desfase en la compra de medicamentos, no es falta de dinero, no es falta de voluntad política, ocho meses lleva caído el proceso de compras públicas; pero tienen caja chica y no la utilizan. Se debe cambiar la cultura ecuatoriana".