Médicos critican las medidas de las autoridades

Uno de los médicos que trabaja en el área de Emergencias del hospital Guayaquil señala que la remodelación de diversas áreas no es la solución y que la demolición de paredes y colocación de otras ha causado tos y problemas gástricos en pacientes así como a ellos.

Para ella la solución es “habilitar y mejorar las áreas que están alrededor de los hospitales primarios, las áreas básicas, los subcentros, si no se mejoran los subcentros estos no van a mejorar aquí. Este hospital se colapsa porque en los subcentros no hay ni una máquina para hacer glucemia, no hay una dextrosa al 10% cuando a los pacientes se le baja la azúcar”.

Chiriboga insiste en que en los hospitales están abastecidos de medicamentos, pero no los recibió Gregorio Moreira, de 5 años, paciente que padece hidronefrosis del Francisco de Ycaza Bustamante.

“No hay el uvamin (antibiótico) ni fenobarbital y otros como Zinat, este a veces no hay”, expresó Mercedes Miraba, de 25 años, madre de Gregorio.

Uno de los cirujanos de este centro indicó: “Estamos repletos de cosas, el auditorio y las aulas son bodegas, tenemos guantes para un año, que no los compró el hospital, los compró el Ministerio y después los repartió, nos obligó a tomarlos, tenemos narigueras para neonatos y la sala todavía no funciona, nos han dado demasiado, nosotros usamos 30.000 guantes, pero para qué nos dan 500.000, eso es demasiado”.

Con él coincide un pediatra de esa casa de salud, quien señaló que le llegaron catéter para adultos y no para niños.

Otra de las dificultades que también se presentan en el hospital de niños es el aumento de horas. Este anuncio provocó la renuncia de al menos diez médicos el pasado 9 de septiembre. “Hay mucho miedo, la gente piensa que si habla la van a perseguir, el Gobierno ha logrado que le tengamos miedo”.

Hasta el miércoles pasado, según el especialista, allí no se laboraban las ocho horas, esto pese a que Chiriboga lo anunció el sábado. “No ha llegado la acción de personal, nos quieren obligar a trabajar ocho horas sin que eso sea constitucional”.

El pediatra además insistió en que solo cuatro de los seis quirófanos funcionan por falta de anestesiólogos y enfermeras.

Otro de los médicos expresó que “...si le van a pagar más a algunos médicos le vamos a robar al Estado”, pues el problema es de infraestructura.

Él sostiene que no se han hecho nuevos hospitales de especialidad y solo hay dos en Guayaquil y dos en Quito.

“Haber gastado cinco mil millones de dólares en cinco años de este Gobierno era para hacer 20 hospitales de especialidades con 2.000 personas especializadas, no gastaban ni 1.000 millones, la quinta parte de lo que han gastado lo gastaban haciendo los nuevos hospitales”.