Faltan recursos y atención tras 9 meses de emergencia

El pasado 13 de enero cuando se decretó la emergencia sanitaria, al principio en ocho hospitales del país y luego en marzo de este año se extendió a cuatro más, el presidente de la República, Rafael Correa, señaló que se invertirían $ 406’000.000 en la readecuación de estas unidades, el incremento de personal y de equipo médico.

El motivo que generó la emergencia sanitaria fue la demanda excesiva de pacientes que provocó la gratuidad, lo que causó “una saturación de las instalaciones que inclusive han cumplido su vida útil”, indica el Decreto Ejecutivo Nº 618.

Aunque la emergencia se extendió en cuatro ocasiones, la última fue el estado de excepción a nivel nacional por la intoxicación por alcohol adulterado, que concluye mañana, en los hospitales públicos de Guayaquil, el Abel Gilbert Pontón (suburbio) y en el de niños Francisco de Ycaza Bustamante; los cambios no se observan. Esto pese a que hace nueve meses el Ministerio de Salud Pública (MSP) destinó $ 14’100.000 y $ 7’250.000, respectivamente, para estos centros médicos.

Los especialistas de ambas casas de salud critican que si bien estos valores llegaron, jamás se utilizaron. Wilson Drouet, médico del hospital Abel Gilbert llamado también Guayaquil, señaló en agosto pasado que “nos iban a dar 14 millones para que el hospital maneje sus compromisos, como reformar áreas físicas, la compra de medicinas, pero pueden investigar en el departamento Financiero, esos 14 millones (destinados para la emergencia) llegaron y a los dos días se los volvieron a llevar a Quito”.

Con él coincide un pediatra del hospital de niños Francisco de Ycaza Bustamante, quien prefirió la reserva de su nombre por temor a una sanción. “... Los recursos nunca llegaron, el dinero de la emergencia vino un jueves y se regresó un lunes a Quito, jamás estuvo en el hospital y aquí se ha trabajado con $ 200.000 que llegó en total por la emergencia, ahora le han dado un millón, pero para pagar las deudas que tiene”.

Mientras tanto, las necesidades de los pacientes continúan en una sala de espera. Si bien en ambos centros los usuarios indican que la atención de los médicos es “buena”, dicen que es urgente la contratación de más especialistas, así como la construcción de consultorios.

En el hospital Abel Gilbert, el pasado 6 de septiembre Bolivia Murillo llevó a su hijo Anderson Fajardo Murillo, de 19 años, porque tenía un fuerte dolor de cabeza. “El doctor no lo atendió porque estaba atendiendo a una paciente, me dijo que no podía porque estaba ocupado, ‘además yo a ese paciente no lo conozco, no sé quién es él, si quiere llévelo a Emergencias’, luego regresé, pero ya se había ido, nunca lo atendió; la doctora de Emergencias le puso unas inyecciones y pastillas para el dolor y nos fuimos”, dice ella, mientras muestra la ficha médica de las anteriores citas de su hijo con este especialista.

Tres días después lo internó en el hospital de la Junta de Beneficencia Luis Vernaza debido a que Fajardo, quien es hemofílico (paciente que tiene problemas de coagulación en la sangre) le persistía el dolor.

Wendy, hermana de Anderson, muestra disgustada el diagnóstico de hemorragia cerebral. “Esto es responsabilidad del hospital (Guayaquil), él es paciente de ese médico y lo comprueba la ficha médica”, dice Wendy, quien añade que no lo hospitalizaron porque le indicaron que “no había camas”.

Por eso lo llevaron al hospital Luis Vernaza, donde hasta el pasado 19 de septiembre habían gastado más de $ 500.

El hospital Guayaquil fue visitado el pasado 30 de agosto por el primer mandatario, quien constató los problemas de esta casa de salud y además le dio plazo al ministro de Salud, David Chiriboga, hasta el 1 de octubre próximo para que cambie la situación del hospital Guayaquil, sino habrá “medidas más drásticas a nivel de ministerio”. El funcionario anunció entonces que se quedaría en Guayaquil 15 días para vigilar los cambios en los hospitales.

No obstante, el personal médico y pacientes del hospital Guayaquil critican las medidas tomadas por Chiriboga, entre estas la remodelación de los consultorios y el área de Emergencias. En este centro se invirtieron unos $ 8’000.000, dijo Chiriboga. Más en página 2.

Más datos: Inversión
Recursos
La Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo de Ecuador (Senplades) informó en junio pasado que la inversión en el sector de la salud subió 700% del 2006 al 2010, hasta alcanzar 3.433 millones de dólares.

Mayor presupuesto
Según el asambleísta Leonardo Viteri, el presupuesto para el 2011 se estima que es de 1.840’000.000, monto que incluye los $ 406’000.000 destinados para la emergencia sanitaria.