Hospitales públicos sin infraestructura para laborar 8 horas

En 1973, cuando se inauguró el hospital Abel Gilbert, llamado también Guayaquil, se habilitaron 248 camas. Treinta y ocho años después se han incrementado seis camas, aunque la demanda de pacientes solo en consulta externa se ha triplicado. En el 2006 se atendió a más de 85.000 pacientes, la cifra en el 2010 superó los 233.000, según las estadísticas del centro entregadas en julio pasado.

El hospital de niños Francisco de Ycaza Bustamante tiene 350 camas desde 1985, cuando empezó la atención. La directora Patricia Parrales, aseguró dos meses atrás que se requieren unas 200 literas más para cubrir la demanda existente.

Debido al incremento de la jornada laboral en ambas casas de salud, de cuatro a ocho horas, los médicos están preocupados pues señalan que no tienen la infraestructura para atender a todos los pacientes.

Un pediatra de este centro señaló que si bien no le ha llegado una acción de personal para acatar esta norma, ellos no se oponen, siempre que las “autoridades presenten un plan”, expresó el médico que trabaja allí desde 1985.

No obstante señaló que “el hospital no tiene espacio para duplicar el trabajo... la capacidad instalada del sanatorio no responde a lo que está planteando el ministro de Salud”.

Añadió que actualmente tienen problemas para realizar las cirugías y lo mismo sucede con las consultas médicas.

Según el especialista, el hospital de niños tiene cinco quirófanos cuando se necesitan diez para cubrir la demanda de cirugías. “Estamos limitados porque tenemos un documento que mandó el jefe de servicio de quirófano diciendo que no podemos operar más pacientes por día (no más de tres) y cada médico tiene dos días a la semana porque no hay capacidad”.

El aumento, indicó el doctor, significaría además el incremento de anestesiólogos, enfermeras, personal administrativo y de limpieza.

“Si incrementan al doble la jornada por lo menos en quirófanos y en consulta externa es casi imposible. ¿Qué pasa con los médicos que trabajan de ocho a doce, pero a las doce llegan otros que trabajan de doce a cuatro? Yo creo que es injusto que el Gobierno desperdicie la plata y nos pague por nada, porque tienen que darnos un espacio para trabajar”, expresó.

En el Guayaquil la situación es similar y según un cirujano el 70% de los especialistas están inconformes con la medida. Asimismo exigen que se actualice la biblioteca, la climatización y se contrate a más especialistas. “Se ha duplicado la atención pero no hay el espacio”, aseguró.

Ayer allí se instalaron cuatro puntos para que los pacientes se pronuncien sobre la atención médica, la gratuidad y otros.