Reestructurar el hospital Guayaquil tomará 8 meses

Irregularidades en el sistema de contratación y déficit de enfermeras son algunos de los problemas que el ministro de Salud, David Chiriboga, reconoció que existen en el hospital del suburbio Abel Gilbert Pontón, llamado Guayaquil.

Chiriboga, quien trabaja en la reestructuración de esta casa de salud desde el 31 de agosto pasado, dijo que todo el proceso durará ocho meses y los cambios serán tanto de personal como en la estructura física.

No obstante, el presidente de la República, Rafael Correa, durante una visita al centro hospitalario el 30 del mes pasado, dio plazo hasta el 1 de octubre próximo para que cambie la situación o de lo contrario anunció una reestructuración en el Ministerio de Salud (MSP).

El ministro dijo ayer que trabajaría en el hospital hasta la próxima semana y luego se trasladaría al Francisco de Ycaza Bustamante para acelerar los procesos de cambio en ese centro. También recorrería los otros nueve hospitales que se encuentran dentro de la emergencia que se decretó por primera vez hace nueve meses.

Chiriboga aseguró que se pidió una auditoría interna a la Contraloría General del Estado y que se realiza una investigación interna para sancionar a los responsables de las anomalías en la contratación.

“No se han apegado a las normas del proceso de contratación...hay un problema importante de gestión”, expresó.

Y se invirtieron $ 7’600.000 en el software Hosvital para unificar la base de datos de pacientes en los hospitales públicos, programa que se prevé que empiece a funcionar allí desde el 26 de este mes.

El ministro aseguró que las primeras áreas que se van a ampliar son Oncología, Hemodiálisis y Emergencia que funcionará en otro espacio mientras se hacen los arreglos. También que se contratarán más enfermeras porque, comparó, hay dos médicos por cada una, cuando debería ser al revés.

Mientras tanto, desde el sábado pasado el hospital móvil se encuentra en ese centro.

Esta unidad es una de las dos que el Ministerio de Salud adquirió a la compañía MED-1 Partners (Estados Unidos) a través de la empresa Soluciones y Suministros S.A. (Solysum), luego de que la compañía Gen Sapiens Asesores recomendara el uso de estos hospitales como “una excelente alternativa para atención en caso de eventos críticos, catástrofes, pandemias, buen uso intensivo recurrente como ampliación a servicios hospitalarios, ambulatorios y de corta estadía”, así lo señala el contrato Nº 106 del Ministerio de Salud.

En la compra el MSP invirtió más de $ 35’000.000.

Antes de su funcionamiento hubo críticas del asambleísta Leonardo Viteri (PSC), quien calificó en junio pasado esta compra como “un monumento a la negligencia y sobre todo, al despilfarro de los recursos”.

En su lugar, Viteri insistió que se deberían construir y remodelar los subcentros de salud.

La unidad, según Álvarez, se quedará en el hospital Guayaquil hasta fines de septiembre, quien indicó que hasta ayer se habían realizado 50 cirugías. Chiriboga anunció que ya llegó la otra unidad y que funcionará desde el 21 de septiembre, en la parroquia Calderón (Quito).