Pacientes pugnan por citas en hosp. Guayaquil

Desde hace cuatro meses Víctor Moreira, de 52 años, espera por una cita para el área de Neurología del hospital del suburbio Abel Gilbert Pontón.

Por eso ayer anhelaba que lo atendieran en la carpa del hospital móvil, pero nadie le daba información sobre su cita.

En este centro se habilitaron desde el lunes pasado doce consultorios para traumatología, adulto mayor, psiquiatría, neurología, cirugía general, oncología, ginecología (2), dermatología, medicina general, pediatría y gastroenterología.

Esto mientras se remodela la consulta externa del hospital Abel Gilbert Pontón también llamado Guayaquil, el cual posee 36 consultorios.

Los trabajos no incluyen una ampliación del área, según indicó uno de los ingenieros a cargo de la obra, que es lo que necesita y que además fue uno de los proyectos de la anterior directora Maritza Barros, quien indicó en octubre pasado que se preveía crear 25 nuevos.

Mientras se realizan estas tareas, que también incluye el área de emergencias, los médicos que antes atendían en los consultorios que se remodelan lo hacen en el hospital móvil.

A Diego Campoverde, de 61 años, se le agotó la paciencia al esperar desde hace cuatro meses por una cirugía de hernia. “Desde mayo espero, me cambiaron la fecha porque no había camas, después me dijeron otra vez lo mismo”, dijo ayer Campoverde mientras insistía en mostrar que ese día tenía una cita con el especialista.

Esto pese a que la coordinadora del hospital móvil, Pilar Álvarez, indicó que a diario se realizan unas 20 cirugías y se atienden de 500 a 600 consultas de 07:00 a 19:00.

Debido al cambio de ubicación de los consultorios ayer los pacientes se encontraban desorientados y no sabían dónde encontrar las especialidades.

Eso le ocurrió a María Ruiz, de 40 años. Ella es diabética hace seis años y quería saber dónde estaba endocrinología.

Desde las 08:00 de ayer, decenas de personas pugnaban por una cita mientras un empleado del hospital repartía tickets y les decía que “solo hay para los que están sentados, tomen asiento que hay tickets para todos”.

A Benita Quiñónez, de 66 años, le dolía el cuerpo. Su hija Nelsie Angulo reconoce que la pudo llevar a un subcentro de salud pero le preocupa que “pueda tener algo más”.

Uno de los médicos de esta casa de salud, quien prefirió no dar su nombre, indicó que el problema no es el hospital sino la gratuidad en la salud que provocó la saturación de los servicios médicos y cree que se debería reforzar el nivel primario, es decir la atención en los centros y subcentros.

En enero pasado, la exdirectora Maritza Barros indicó que el 30% de las emergencias que se atendían allí eran menores.

Otras medidas que se implementaron en el hospital Guayaquil luego del ultimátum del presidente Rafael Correa al ministro de Salud, David Chiriboga, para que se efectúen cambios en este centro, fue el incremento de cuatro a ocho horas en la jornada de los médicos.

Esta decisión, según algunos doctores, sí fue anunciada a los profesionales médicos mediante un oficio pero no a través de una acción de personal ni con el aumento de sus sueldos. No obstante Chiriboga anunció que sí habrá un incremento además de una reestructuración de personal.

Otro médico lamentó que en el hospital móvil no haya privacidad para el paciente, “en especial cuando hay que hacer exámenes delicados como un tracto rectal”.

Más datos: Emergencia
Inversión
En el hospital Abel Gilbert se han invertido $ 7 de los $ 14 millones de la emergencia.

Aumento de ocho horas
La exdirectora Maritza Barros indicó en octubre pasado que no es recomendable que personal médico que atiende enfermedades catastróficas en áreas como nefrología, terapia intensiva, emergencias, rayos X, laboratorio cumplan ocho horas de labores porque están más expuestos a una enfermedad profesional.