Hospital de Esmeraldas, sin camas suficientes ni médicos

Manuel Toro
ESMERALDAS.- El hospital Delfina Torres de Concha se encuentra saturado. Los pedidos de mejora en su infraestructura no se concretan ocho meses después de la declaratoria de emergencia para el área de salud.

Ivy Yépez, gerente de esa casa de salud, dice que presentaron proyectos de remodelación de la sala de emergencias, del centro quirúrgico y de la ampliación de consulta externa.

Pero al mismo tiempo teme que ello no vaya a la par del aumento de médicos. Actualmente hay 33 especialistas.

"De nada vale ampliar el hospital si no se tiene el recurso humano", comenta Yépez, quien opina que los profesionales de la salud evitan laborar en Esmeraldas. Como ejemplo cita que el hospital tiene una cardióloga (Eulalia Saquicela), la cual es una de las dos especialistas en esta rama que trabajan en toda la provincia.

De ahí que conseguir una consulta con la cardióloga puede demandar hasta tres meses de espera. Lo mismo ocurre en otras áreas de especialización.

La insuficiencia de camas es otro problema. El hospital Delfina Torres -que recibe a unos 250 pacientes diarios en consulta externa- se creó con una capacidad de 120 camas, de acuerdo al Ministerio de Salud, pero las circunstancias han obligado a reutilizar las que fueron dadas de baja para disponer el máximo de 150, aunque muchas están en mal estado.

El área más crítica es la sala de emergencias que apenas tiene 18 camas. En junio pasado ahí se atendió a 8.106 pacientes, de ellos 420 fueron hospitalizados. "La capacidad del hospital está al tope, una de las soluciones es la construcción de un nuevo hospital", opina Yépez.

La sala para quemados nunca entró a funcionar, pese a que fue inaugurada. "En este momento no hay sala para quemados en el hospital", cita Yépez.

En la morgue, los dos refrigeradores apenas enfrían.