Con la unidad móvil, hospital Guayaquil tiene 12 consultorios

Sentada en su silla de ruedas, Teresa Mejía, de 92 años, esperaba junto con su hija Luci Reyes, en el hospital Abel Gilbert, ser atendida en el área de consulta externa, que desde ayer funciona en una carpa de la unidad móvil, debido a que dicha sala está en remodelación.

"El guardia nos dijo que debíamos esperar al médico que atiende a los adultos mayores, porque está haciendo unas terapias respiratorias a otros pacientes", señaló Reyes, quien llegó a las 07:00 y hasta las 09:30 no era atendida.

Así como ella, cientos de personas llegaron a esta casa de salud con sus citas previamente agendadas y eran agrupadas según la especialidad que iban a tratarse en improvisadas salas de espera.

Un guardia de seguridad y una enfermera permitían el paso de los pacientes y los direccionaban hasta la carpa donde se instalaron nueve escritorios, en seis de los cuales empezaron a atender los especialistas a las 08:30. Hasta las 10:00, los tres restantes no se utilizaban.

"Se está desarrollando la atención con normalidad en las áreas de neumología, adulto mayor, dermatología, psiquiatría, gastroenterología, oncología, en consulta externa", señaló Pilar Álvarez, coordinadora del hospital móvil, quien agregó que recibirán pacientes hasta las 19:00.

Álvarez aseguró que la unidad móvil se prevé quedar hasta fines de este mes en esta casa de salud. Las cirugías de menor complejidad se practicaron de la forma programada.

En tanto, en el hospital Guayaquil atendían Nefrología, Pediatría, Oftalmología y Ginecología, en medio de los trabajos que realizaban obreros en paredes y puertas.

Quienes llegaron para ser atendidos por primera vez y sin cita fueron a un área del hospital móvil donde se habilitaron dos consultorios, uno de medicina general y otro de pediatría, además de una sala de emergencias con tres camillas.

Mientras, decenas de personas se quejaban en la ventanilla donde se separan las citas para los exámenes de imagenología (rayos X, ecografías y tomografías), debido a que les aseguraban que seguía dañado el tomógrafo y les negaban las citas.

"Mi hermana tiene cáncer pulmonar y necesita de urgencia una tomografía en esa parte, pero me dicen que está dañado el equipo", manifestó preocupada Carlota Rivadeneira, quien llegó a las 06:30 desde el bloque 10 de Bastión Popular.

En la misma situación estaba el paciente oncológico Israel Reasgos, quien necesitaba una tomografía del cuello. "Desde las 04:00 estoy esperando que me den la orden, pero me dicen que ese aparato está dañado", expresó.

Al acudir al área de Tomografía, siete pacientes estaban esperando turno. "A mí ya me hicieron el examen en la cabeza, estoy esperando el resultado", dijo Carmen Arez, quien padece de sinusitis crónica y esperó desde el 6 de junio para hacerse el examen. Esta contradicción causó malestar y quejas entre los pacientes que necesitaban este examen, por lo que personal de Relaciones Públicas del hospital ingresó a conversar a puerta cerrada con estos trabajadores. A los pocos minutos se les informó a los pacientes que ya podían separar su turno.

"No sé qué pasó, pero ya lo resolvimos, ya van a dar los turnos", indicó una vocera de la institución, sin precisar la causa de la desinformación.

Otra queja que se presentó en la casa de salud fue la falta de especialistas. "Hoy tenía consulta con un traumatólogo, pero me cambiaron la cita porque me dicen que no hay médicos", dijo Erlina Alcívar, de 51 años.

María Rak
Madre de familia
"Mi hija tiene una hernia inguinal y le dan dolores intensos. Vine con la esperanza de que la operen".

Carla (nombre protegido)
Doliente
"Tengo cáncer al colon y me mandaron hacer una ecografía de rastreo, pero me dicen que el equipo está dañado. No sé qué hacer".