Ocho meses de emergencia no cambiaron al hospital Guayaquil

El presidente de la República, Rafael Correa, el pasado martes llamaba de manera insistente al jefe de mantenimiento del hospital del suburbio Abel Gilbert también llamado Guayaquil; lo hacía luego de percatarse del polvo acumulado que había en los ductos de aire del área de consulta externa.

Empleados los limpiaban ayer presurosos mientras decenas de pacientes esperaban en esa área por atención.

Adriana López, de 31 años, deseaba que la atiendan rápidamente en el área de ecografía mientras recordaba que escuchó en las noticias que el mandatario estuvo allí el día anterior. “Yo no le veo nada de bueno, viene, da visita, pero no escuchan a los pacientes, él lo que va y visita es medio, medio por ahí y no se fija en las necesidades del paciente”.

Las quejas la mañana de ayer fueron las mismas que se reportaron hace ocho meses cuando se decretó la emergencia sanitaria el pasado 10 de enero, la que ha sido extendida al menos en cuatro ocasiones.

Un tomógrafo que no funciona, la falta de camillas, saturación en Rayos X y ecografía, escasez de medicinas, falta de personal médico y de enfermeras, problemas en el call center, cirugías represadas.

Mildred Mateo, de 28 años, está molesta porque su padre Clemente, de 55, tiene quince días en el área de contingencia esperando que lo suban a piso. “No hay camas, tienen las camas llenas arriba en el cuarto piso”, dijo desilusionada.

El sentir es el mismo en Vanessa Rodríguez, de 24 años, a quien además los médicos le mandaron a hacer a su padre Clementico Rodríguez, de 57 años, una tomografía afuera porque el tomógrafo no funciona desde hace seis meses. “Me dicen que más o menos cuesta 80 dólares. Traje a mi padre aquí porque no tengo recursos y lleva 16 días esperando que lo suban a piso”.

La falta de camas es un problema, insistió Rodríguez. En este hospital, según un reporte entregado por su dirección en julio pasado, en 1973 cuando se lo inauguró se habilitaron 248 camas. Treinta y ocho años después se han incrementado seis camas, aunque la demanda de pacientes solo en consultas médicas externas se ha triplicado. En el 2006 se atendió en esta área a más de 85.000 pacientes, la cifra en el 2010 superó los 233.000, según las estadísticas.

Las cirugías en espera es otro de los problemas de esta casa de salud. Verónica Rivas Sánchez, de 37 años, no lo comprende, a ella solo le preocupa la salud de su hermana Jaqueline Hidalgo Sánchez, de 23 años, quien tiene un tumor en el útero.

“El doctor (consultorio 7) ni siquiera habló conmigo, no se tomó la molestia. Ese tumor puede ser operable, le pone cita para tres meses, porque dice que tiene muchos pacientes”, expresó Rivas, quien añadió que el tumor se lo descubrieron hace siete meses y que “era del tamaño de un limón y ahora parece una mandarina”.

El cirujano Guido Moreno indicó que el número de cirugías que se programan es casi similar al de operaciones que se suspenden por la falta de capacidad física, las que promedia al mes suman unas 120.

“No hay espacio físico, no hay quirófanos, apenas hay seis y no se han implementado los de emergencias, son cosas que tienen solución pero para eso se necesita dinero y no hay. Dicen que han destinado una cantidad de dinero pero no existe la disponibilidad”, añadió Moreno.

Hasta febrero pasado, según un informe del exdirector de esa casa de salud, José Antonio Marazita, había más de 2.000 cirugías represadas.

Moreno agregó que entre tres y cuatro meses es el tiempo que deben esperar los pacientes para ingresar al área de cirugía.

Dijo que las intenciones del ministro de Salud, David Chiriboga, son “ loables” pero se necesitan soluciones definitivas.

Chiriboga se reunió ayer por casi dos horas con los directivos de este hospital y el personal médico. Asimismo dijo que trabajará allí por quince días.

Esto después de que el primer mandatario diera plazo hasta el 1 de octubre próximo para que cambie la situación del hospital Guayaquil, si no habrá “medidas más drásticas a nivel de ministerio”. Con ello se espera corregir en un mes lo que no se ha hecho en los últimos ocho meses de emergencia sanitaria.

En la cita de ayer con los médicos, Chiriboga se comprometió a reanudar los posgrados.

Asimismo indicó que se trasladarán a clínicas privadas a los pacientes en estado crítico, aunque no especificó la fecha.

“Hay que potenciar el cambio en la administración, de tal manera que sea eficiente para el servicio a la población, vamos a hacer una revisión de todo el equipo que trabaja en el hospital tanto en el área administrativa como en servicios”.

Chiriboga indicó que se harán cambios en la atención de los subcentros porque en ocasiones los pacientes vienen al hospital para hacerse un examen de sangre, por lo que expresó que se les implementará un área de laboratorio.

Acerca de los $ 14’100.000 que el MSP anunció se invertirían en este centro, Chiriboga sostuvo que “los hospitales han recibido los medicamentos e insumos”. También insistió en que sí se adquirieron equipos para esta casa de salud y que hasta el momento se han invertido cerca de $ 7’000.000.

Emergencia: Problemas en este año
Enero 4
El presidente de la República, Rafael Correa, visita por primera vez sin anunciarse el hospital Abel Gilbert, también llamado Guayaquil. En esa fecha el mandatario pidió el cambio del administrador. Pacientes denunciaron la fuga de medicinas.

Enero 10
Mediante Decreto Ejecutivo Nº 618 se declara la emergencia sanitaria en ocho hospitales del país, uno de estos el Abel Gilbert. El decreto señala que la medida se toma “con el fin de evitar un colapso en sus servicios” y que para el Ministerio de Salud Pública (MSP) implemente cambios.

Enero 13
La directora del hospital, Maritza Barros, sugirió al ministro de Salud, David Chiriboga, intervenir el quinto piso (salas de recuperación y terapia intensiva), así como ampliar las unidades de Rayos X y Radiología convencional. También pidió que se incremente al doble el personal médico (tiene 500 empleados). Para ello anunció que se entregaría primero un informe al MSP, para luego hacer un estudio.

Enero 24
El MSP anuncia que asignará $ 14’100.000 a este hospital, los que serían utilizados para intervenir las áreas de Consulta Externa y de Emergencia, así como la dotación de respiradores y equipos para Ginecología.