Menor demanda de pacientes luego de brote de meningitis

Kathy Castro, de 26 años, aún está temerosa por la salud de sus hijos Scarlet y Raymond Fuentes, de 7 y 4 años, alumnos de la escuela Nuestra Señora de Lourdes de Mapasingue oeste, donde estudiaban tres de los dos niños a quienes el Instituto Nacional de Higiene (INH) Leopoldo Izquieta confirmó el pasado martes que tenían la bacteria meningococo.

Uno de los menores, Raúl Vargas Troncoso, de 7 años, falleció el jueves pasado luego de ingresar al hospital de niños de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, Roberto Gilbert.

El otro menor, que también tenía la bacteria, permanece en cuidados intermedios y según el director de esta casa de salud, Enrique Valenzuela, "evoluciona favorablemente", por lo que se prevé su traslado a sala la próxima semana.

Para esa misma fecha se espera dar de alta al menor que está en sala. Este caso no fue confirmado por el INH, aunque Valenzuela indicó que presentó un cuadro clínico de meningitis, mientras que la jefa del laboratorio de Bacteriología, Carmen Pesantes, explicó que "no lo manejamos y no se recuperó el agente bacteriano" porque ya había sido medicado.

Magna Plata, doctora del Área de Salud Nº 10 de Mapasingue, indicó que ayer disminuyó el número de pacientes, el cual presentó su mayor repunte el pasado jueves cuando acudieron 200 personas. Ayer la atención llegaba a las 70.

"Se atendieron casos por gastroenteritis, problemas gripales", mencionó Plata.

Ella aseguró que no se han reportado más casos de meningitis por meningococo en la escuela Nuestra Señora de Lourdes, centro educativo que fue cerrado el lunes pasado por la Dirección Provincial de Salud para valorar a los menores que estuvieron en contacto con los dos niños infectados.

Debido a la alarma que se dio en el sector de Mapasingue oeste, desde el miércoles pasado se dictan charlas informativas sobre meningitis.

Pese a esto, en escuelas como la Teodoro Alvarado Oleas, situada en Mapasingue oeste, av. Tercera entre calles Tercera y Cuarta, la asistencia del alumnado bajó tres veces.

El director Édgar Paredes indicó que en este centro se educan alrededor de 340 menores, pero que ayer apenas asistieron 120 estudiantes.

La situación de esta escuela es preocupante, según Paredes, quien indicó que los baños están en malas condiciones.

Asimismo, sostuvo que no tienen cisterna debido al costo que implica el mantenimiento.

Paredes mencionó, además, que en cada aula, de las nueve que hay, se educan en promedio unos 50 niños y que este año dejó a algunos "sin matricular" porque ya no había espacio en las aulas.

Según el funcionario, desde hace cinco años le ha solicitado al Ministerio de Educación a través de la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse) la ampliación de la escuela y el arreglo de los baños.

Paredes indicó que en este centro los padres se preocuparon por los casos de meningitis y muchos decidieron no enviar a sus hijos a clases.

"Aquí no hay epidemia", expresó Paredes, quien añadió que ayer una brigada acudió a dictar una charla informativa sobre meningitis.

Caleb Chilán, de 13 años, del colegio Agua Viva, ubicado frente a esta escuela, sostuvo que aún la brigada no ha ido a este establecimiento.