Los primates empezaron a tener uñas hace 55 millones de años, según estudio

EFE
MIAMI, EE.UU..- Las uñas en los dedos aparecieron hace 55 millones de años y lo hicieron en primates de tamaño muy reducido, al contrario de lo que indican otras teorías muy generalizadas, según afirman científicos de la Universidad de Florida.

En un trabajo publicado en la más reciente edición en internet del American Journal of Physical Anthropology, estos científicos, en colaboración con otros centros de investigación, aseguran haber analizado las pruebas fósiles más antiguas que se tienen de la existencia de uñas.

Su deducción es que no es cierta la teoría que apunta a que esta estructura anexa a la piel de los dedos se empezó a desarrollar cuando los primates fueron ganando tamaño a lo largo de la evolución.

"Se confirma la idea de que las uñas se desarrollaron en cuerpos pequeños y se descartan previas teorías de que evolucionaron con un incremento del tamaño del cuerpo de los primates", explica la Universidad de Florida en un comunicado.

El material analizado para llegar a esta conclusión consiste en restos de 25 nuevos especímenes de Teilhardina brandti encontrados en los últimos siete años en la cuenca de Bighorn (Wyoming, EE.UU.), incluidas partes de su dentadura superior y de los huesos de los tobillos que demuestran que vivían en los árboles.

Ya extinguido, el Teilhardina brandti fue un pequeño primate, de unos 15 centímetros y parecido al lemur, del que poco se sabe, aunque se calcula que habitó la Tierra hasta mediados del Eoceno.

"Las uñas le permitían agarrarse a las ramas y moverse por los árboles con más agilidad", aseguran los científicos responsables del estudio, en el que se detalla que la aparición de este nuevo componente del cuerpo dotaba a los animales de nuevas habilidades, como tener una zona de los dedos especialmente sensible al tacto, rascarse o arañar algo.

El coautor del trabajo y paleontólogo de vertebrados del Museo de Historia Natural de Florida, Jonathan Bloch, explica que "si observas a todos los primates que existen hoy en día, todos van a tener características similares, pero, al contrario que los seres humanos, muchos de ellos viven en los árboles".

"Al encontrar las partes del esqueleto de este primate primitivo, pudimos comprobar que las uñas estaban presentes en el ancestro común del grupo que incluye a lemures, monos y seres humanos. Se trata de una prueba directa y no de mera especulación", añade Bloch.

El estudio permite "entender mejor la relación evolutiva de uno de los más antiguos primates modernos conocidos, así como plazos y condiciones ambientales que permitieron el desarrollo de las uñas en todos los dedos de las extremidades superiores e inferiores, una característica exclusiva de los primates".

Las uñas del Teilhardina brandti son "las más pequeñas jamás conocidas, ya sea de animales vivos o fósiles", asegura Ken Rose, responsable del trabajo y profesor del Centro de Anatomía Funcional y Evolución de la Escuela de Medicina de la Universidad estadounidense de Jonhs Hopkins.

Se sabe que estos animales omnívoros vivieron hace 55,8 millones de años, en un momento de calentamiento de la Tierra que duró unos 200.000 años, y que a diferencia de anteriores primates no tenían garras sino uñas, así como ambos ojos en posición frontal y un cerebro mayor.

Fue entonces cuando los mamíferos disminuyeron su tamaño y empezaron a aparecer en el registro fósil los ungulados con una pezuña, relacionados con los ciervos y los caballos modernos.